This content is not available in your region

Una yihadista alemana condenada a 10 años de cárcel por dejar morir a una niña yazidí en Irak

Access to the comments Comentarios
Por euronews  con EFE/AFP
euronews_icons_loading
Una yihadista alemana condenada a 10 años de cárcel por dejar morir a una niña yazidí en Irak
Derechos de autor  AFP

Condenada a diez años de cárcel, una yihadista alemana por esclavizar en Irak a una niña yazidí de cinco años a la que dejó morir de sed. Es la sentencia dictada por la Audiencia Territorial de Múnich.

La mujer observó impasible como su entonces esposo encadenó a la niña a una vetana bajo un calor sofocante como castigo por haberse orinado sobre un colchón.

Además, el tribunal "considera probado que la acusada no se esforzó en salvar a la niña a pesar de ser consciente de estado muy grave en el que se hallaba".

La menor y su madre fueron esclavizadas en el hogar de la acusada y de su marido entre mayo o junio y agosto de 2015, como otros yazidíes por su condición de miembros de esa minoría.

En el juicio, que comenzó en abril de 2019, la madre de la menor estuvo representada, en calidad de acusación particular, por la activista y abogada Amal Clooney.

Jennifer W., de 30 a´ños, fue condenada entre otros cargos por pertenencia a una organización terrorista en el extranjero, complicidad en intento de asesinato, tentativa de crímenes de guerra y por un crimen contra la humanidad con resultado de muerte.

La Fiscalía, que acusaba a la mujer de asesinato por omisión, exigía cadena perpetua.

Miembro de la policía moral integrista

Esta alemana, que esconde ahora su cara ante el tribunal alemán y ante la prensa, se convirtió al islam, y estuvo en Irak de 2014 hasta 2015 formando parte de la policía moral integrista en la ciudades de Mosul y Faluya. Su tarea consistía en vigilar que las mujeres se vistiesen de acuerdo a los cánones ordenados por el autodenominado Estado Islámico.

La sentencia todavía no es firme y puede ser recurrida por el fiscal general, la acusada y sus abogados defensores

Su exmarido, Taha Al J. está a la espera de juicio en Fráncfort.