This content is not available in your region

La UE identifica a los hackers a sueldo como la mayor amenaza para la ciberseguridad

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La UE identifica a los hackers a sueldo como la mayor amenaza para la ciberseguridad
La UE identifica a los hackers a sueldo como la mayor amenaza para la ciberseguridad   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Foo Yun Chee

BRUSELAS, 27 oct – Los hackers a sueldo se han revelado como la mayor amenaza para la seguridad de Internet en los últimos 15 meses, ya que la pandemia del COVID-19 y el teletrabajo han generado oportunidades para los ciberdelincuentes, según ha señalado este miércoles la agencia de ciberseguridad de la UE, ENISA, en su informe anual.

El estudio, que abarcó el período comprendido entre abril de 2020 y julio de 2021, busca ayudar a los Gobiernos y a las empresas a comprender las amenazas en materia de ciberseguridad y a desarrollar técnicas para hacer frente al problema.

Entre los ataques de ‘ransomware’ o programas maliciosos más destacados de los últimos meses se encuentran el que se produjo contra el oleoducto Colonial, que provocó interrupciones de combustible en el este de Estados Unidos en mayo, y otro caso que afectó a la empresa brasileña JBS SA, el mayor productor mundial de embalajes para carne.

“La crisis del COVID-19 ha creado posibilidades para los delincuentes que utilizaron la pandemia como cebo principal en campañas de ataques por correo electrónico, por ejemplo. La obtención de beneficios económicos parece ser el principal motivo de estas actividades”, señala el informe.

El sector sanitario fue un blanco destacado, especialmente en el periodo de mayo a julio de este año, cuando los hackers trataron de conseguir información sobre las vacunas, según el estudio.

La administración pública y los proveedores de servicios gubernamentales y digitales también informaron de un gran número de incidentes. Los hackers se han inclinado por recibir el pago en criptodivisas.

Otras amenazas cibernéticas crecientes citadas en el informe son el ‘criptojacking’, en el que un delincuente utiliza la potencia de cálculo de la víctima para generar criptodivisas y que alcanzó un nivel récord en el primer trimestre de este año, así como la desinformación.