This content is not available in your region

Roma acoge la primera cumbre de líderes del G20 desde la pandemia

Access to the comments Comentarios
Por Giorgia Orlandi/ euronews
euronews_icons_loading
Roma acoge la primera cumbre de líderes del G20 desde la pandemia
Derechos de autor  Gregorio Borgia/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Italia acoge la primera gran cumbre de líderes del G20 desde la pandemia; una cita que empieza este sábado en Roma y finalizará el domingo.

La tarea viene acompañada del descomunal esfuerzo de hacer frente a la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial.

Tres son las prioridades de esta cumbre. La primera será buscar una solución para reducir las desigualdades provocadas por la pandemia de la COVID-19; la segunda es acelerar la recuperación económica mundial, y la tercera lograr esfuerzos concretos para luchar contra el cambio climático.

Italia espera que los líderes mundiales fijen un plazo común para alcanzar las emisiones netas de gases de efecto invernadero.

El primer ministro italiano Mario Draghi impregnará también esta cumbre con su seña de identidad que es el multilateralismo.

Organizar la primera reunión, de forma presencial, de las de mayores economías del mundo desde el inicio de la pandemia es un reto.

Aunque los líderes de Rusia y de China no vendrán, los demás se reunirán en el nuevo centro de convenciones 'Nuvola', en el barrio Eur de la capital italianana.

Un barrio que se convertirá durante todo el fin de semana en una verdadera caja fuerte como explica la corresponsal de euronews, Giorgia Orlandi

"El sábado, cuando comience la cumbre de los líderes del G20, será imposible estar aquí mismo. Se acordonará un área de 10 kilómetros cuadrados donde se celebra la reunión. La llamada 'zona roja', que se extiende entre la 'Nuvola' y el cercano Palazzo dei Congressi, estará sometida a fuertes medidas de seguridad y será vigilada constantemente por helicópteros, francotiradores y drones.

Se han desplegado unos 2.000 policías y 500 soldados, no solo para asegurar la zona sino también para vigilar otros lugares sensibles, como edificios gubernamentales claves y sedes de embajadas extranjeras.

Teniendo en cuenta lo ocurrido los últimos fines de semana, las autoridades temen que nuevas protestas contra el pase sanitario se vuelvan violentas y que puedan infiltrarse alborotadores extranjeros en las manifestaciones".

La agencia de inteligencia italiana ha estado vigilando la actividad en línea, en las plataformas de las redes sociales, para ver si estos grupos planean llevar a cabo protestas no autorizadas.

Solo se permiten las concentraciones clasificadas como "seguras", siempre y cuando se celebren lejos del lugar de la cumbre.

Se han reintroducido los controles fronterizos y se ha establecido una zona de exclusión aérea sobre la mayor parte de Roma hasta que finalice el encuentro.