This content is not available in your region

Venezuela: la época dorada de la arquitectura y su ascensión frustrada

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AFP
euronews_icons_loading
Hotel Humboldt, diseñado por el arquitecto Tomás José Sanabria en los años 50, 28/09/2021, Caracas, Venezuela
Hotel Humboldt, diseñado por el arquitecto Tomás José Sanabria en los años 50, 28/09/2021, Caracas, Venezuela   -   Derechos de autor  AFP

Detrás de los conflictos políticos y una crisis económica que hoy caracterizan a Venezuela, se encuentra en su capital una joya escondida de los años 1950, que es la arquitectura.

Para Caracas, fue una década mágica. Un periodo que coincidió además "con la llegada de inmigrantes europeos", por lo que nacieron proyectos a manos de arquitectos y artistas de renombre mundial. Según Paulina Villanueva, hija del arquitecto Carlos Raúl Villanueva:

"Fue una generación de intelectuales, de arquitectos que tenían una visión de futuro y que pensaban que en la sociedad venezolana ese futuro era posible. Y (al final) no lo fue. "

"Un hotel que flota entre las nubes"

Un buen ejemplo, es el Hotel Humboldt, un hotel que "flota entre las nubes". Ubicado a 2.150 metros sobre el nivel del mar, solo se puede acceder por teleférico o por carretera con un rústico 4x4. Tanto la torre como sus arcos ondulados se pueden apreciar desde la ciudad.

"El Hotel Humboldt es patrimonio histórico de Venezuela como tal y también estamos haciendo todas las labores para que también sea reconocido como patrimonio de la humanidad, al igual como fue reconocida la Ciudad Universitaria, que es una pieza contemporánea", compartió Carlos Salas, Director de Operaciones Hotel Humboldt.

En efecto, construida entre 1940 y 1960, la Ciudad Universitaria de Caracas es reconocida como patrimonio mundial de la humanidad. Un complejo de 40 edificios con inconfundibles fachadas de colores que integra obras de artistas de renombre como Victor Vasarely, Jean Arp o Wifredo Lam.

Edificios dorados, pero abandonados

Sin embargo, la crisis económica que azota Venezuela desde 2013 la ha llevado a deteriorarse.

"Lo que me da tristeza es entender que por una parte hay gente que quiere mucho a la universidad, pero que no tiene posibilidades. La última vez que vine hubo un problema en el Aula Magna. Están (profesores y estudiantes) trabajando con las uñas para mantener lo poco que hay", dijo Paulina Villanueva, hija del arquitecto Carlos Raúl Villanueva

Así como la Ciudad Universitaria, muchos de los edificios de esa época dorada están en mal estado. Ahora simbolizan una parte de la historia venezolana que poco a poco se ha quedado en el olvido.