This content is not available in your region

Crisis en la frontera Polonia-Bielorrusia | "Estamos jugando el juego de Lukashenko"

Access to the comments Comentarios
Por Valerie Gauriat
euronews_icons_loading
Guardas fronterizos bielorrusos vigilan a los migrantes en la frontera
Guardas fronterizos bielorrusos vigilan a los migrantes en la frontera   -   Derechos de autor  Leonid Shcheglov/BelTA

Nos encontramos en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, cerca del puesto de control de Kuznica, donde el pasado lunes cientos de migrantes intentaron asaltar la frontera. Aquí, la presencia militar y policial nunca había sido tan importante.

Organizaciones humanitarias, que tratan de ayudar a los migrantes en la zona prohibida, ofrecieron este viernes una rueda de prensa para denunciar la situación crítica en la que se encuentran todas estas personas agolpadas del lado bielorruso de la frontera.

"Creo que hasta ahora estamos jugando al juego de (el presidente bielorruso, Aleksander) Lukashenko -afirma Kalina Czwarnog, activista de la fundación Ocalenie-. Él espera que hagamos retroceder a esa gente, pero si dejamos de hacerlo, si empezamos a proporcionarles ayuda humanitaria y les facilitamos el procedimiento de asilo, haríamos algo que él no esperaba".

Los activistas recordaron que la Fundación Helsinki para los Derechos Humanos, junto con otras organizaciones, va a presentar una queja ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por los presuntos "crímenes de lesa humanidad cometidos por las autoridades bielorrusas". También instan a la Unión Europea a que aborde la crisis dentro de sus propias fronteras.

"La población local está traumatizada"

Una diputada opositora polaca subraya un aspecto del que apenas se está hablando y es cómo está afectando esta situación a la población local de la zona fronteriza.

"Aparte del hecho de que no podemos estar de acuerdo con que se deje morir a gente en nuestro territorio, no hay que olvidar que esto también está traumatizando profundamente a la comunidad local, una comunidad que ha actuado de forma increíble -dice Magdalena Biejat, diputada del partido Razem-. Esos son los héroes silenciosos que han estado ayudando aquí, sobre el terreno, a las personas que llegan. Y lo hacen solos, sin ningún apoyo del Gobierno polaco".

Este viernes, un empleado forestal encontró el cadáver de un joven sirio de unos 20 años. Por la noche, el ejército polaco informó de otro intento de asalto a la frontera por parte de un grupo de unas cien personas.