This content is not available in your region

Un grupo de mujeres denuncia al Opus Dei ante el Vaticano por años de abusos laborales

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AP
euronews_icons_loading
Beatriz Delgado sostiene una foto sin fecha de ella misma trabajando en la cocina de una casa del Opus Dei, 4/11/2021, Buenos Aires, Argentina
Beatriz Delgado sostiene una foto sin fecha de ella misma trabajando en la cocina de una casa del Opus Dei, 4/11/2021, Buenos Aires, Argentina   -   Derechos de autor  Victor R. Caivano/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Un grupo de 42 mujeres, todas exempleadas de la organización religiosa Opus Dei, han presentado una denuncia en el Vaticano por presunta explotación laboral y abusos de poder y de conciencia.

Estas mujeres son ciudadanas argentinas y paraguayas que trabajaron para el movimiento en Argentina, Paraguay, Bolivia, Uruguay, Italia y Kazajistán entre 1974 y 2015, y sostienen que nunca fueron pagadas por un día de trabajo en la organización.

"Una entrega a Dios"

Lucía Giménez, de 56 años, cuenta su experiencia cuando se unió al grupo católico conservador en su Paraguay natal, en dónde en vez de recibir una formación de matemáticas o historia, se formó en cocina, limpieza y otras tareas domésticas para servir en centros, residencias y hogares de ancianos del Opus Dei. 

" Pensaba "Tengo una entrega a Dios, tengo que hacer esto". No tienes tiempo para pensar, para ser crítico con lo que estás haciendo que no te gusta. Tienes que aguantar porque tienes que entregarte totalmente a Dios. Encima nos decían que los numerarios (miembros superiores del Opus Dei) nos pagaban el sueldo, pero yo no veía ningún dinero".

Durante 18 años, trabajó como asistente numeraria, como se denomina a las mujeres que se ocupan de las necesidades domésticas de las residencias y centros del Opus Dei.

"Así que te vas (del Opus Dei), con lo puesto, y nadie te dice 'gracias por tus servicios, perdona por lo que te hicimos y toma este dinero hasta que puedas salir adelante' o al menos 'vete a este trabajo que te recomendé que fueras a trabajar'. Eso sería digno de un cristiano, de una persona que realmente dice que reza todos los días y tienen misa todos los días. ¿Con qué cara (hacen eso)? No se puede creer".

Natacha Pisarenko/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Lucía Giménez, de izquierda a derecha, Alicia Torancio y Beatriz Delgado, extrabajadoras domésticas del Opus Dei, 21/10/2021, Buenos Aires, ArgentinaNatacha Pisarenko/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

La denuncia alega que las mujeres, a menudo menores de edad en ese momento, trabajaban en "condiciones manifiestamente ilegales: remuneración inexistente y sin registro en el sistema de seguridad social; jornadas de trabajo ilimitadas que duraban más de 12 horas con breves periodos de descanso limitados a las horas de comer y rezar; ausencia de documentación personal o de su retención; y otras violaciones de derechos básicos".

"Ayudar a sanar las heridas"

Sin embargo, la Opus Dei de momento no parece reconocer estos tesitmonios. Josefina Madariaga, portavoz del Opus Dei en Argentina, declaró que "todas las personas que han trabajado y que trabajan para las iniciativas apostólicas del Opus Dei reciben un salario, reciben una compensación”.

También insistió en que el movimiento está abierto a la escucha de sus exempleadas, para tratar de ayudar a "sanar las heridas" que pudieran tener:

"Los que han salido de la Obra (Opus Dei), han tenido experiencias muy positivas, muy felices, y han tomado muchas herramientas para su propia vida, a pesar de no ser parte de la Obra (Opus Dei). Y hay otras personas que pueden haber vivido y que tienen una herida debido a su experiencia dentro del Opus Dei. Si esto es así, la verdad es que nos encantaría, en primer lugar, recibirlas, escucharlas, entender lo que pasó, comprender la situación, y tratar de ayudar a sanar esa herida, acompañarlas en lo que nos permita y, sobre todo, rectificar todo aquello que haya que rectificar."

Según Lucía Giménez, las mujeres quieren una disculpa pública y una ayuda económica del Opus Dei y del Vaticano.