This content is not available in your region

Francia intenta cortar el paso de inmigrantes hacia el Canal de la Mancha

Access to the comments Comentarios
Por Anelise Borges
euronews_icons_loading
Inmigrantes en Calais
Inmigrantes en Calais   -   Derechos de autor  Euronews

La masificación ya es cosa del pasado, pero la localidad francesa de Calais sigue siendo un punto de tránsito para los solicitantes de asilo que intentan llegar al Reino Unido. Un grupo que huyó de Afganistán poco después de la toma del poder por los talibanes ahora tiene ninguna motivación para regresar a su país: "Hace más de un mes que no hablo con mi familia. No sé dónde están. Ya se han escapado. Nosotros hemos escapado de nuestras casas. Todo lo que teníamos en Afganistán lo hemos perdido. Y ahora no sé qué haremos. Estamos esperando a ver si podemos ir a Inglaterra, tal vez haya esperanza para nosotros".

Según las cifras de los guardacostas franceses, más de 15.000 personas han intentando cruzar el Canal de la Mancha en los primeros ocho meses de este año, lo que supone un aumento del 50% respecto a la cifra de todo 2020. Las autoridades han tratado de cambiar esa tendencia y han realizado grandes inversiones para disuadir a los inmigrantes de quedarse en la región, sin éxito

En los últimos años, decenas de miles de personas han pasado por Calais con la esperanza de llegar al Reino Unido. Y, según las oenegés, al menos 1.000 permanecen en diversos campamentos de la zona. Y eso a pesar de las repetidas operaciones de desalojo masivo y de las restricciones en la prestación y el acceso a la ayuda humanitaria, según los activistas.

Ludovic Holbein es uno de ellos, y califica de "intimidación" la política de Francia hacia los refugiados en Calais. Considera las últimas medidas como una "militarización" de la frontera, que no servirá de mucho para disuadir a quienes ya han logrado llegar a la penúltima etapa de un peligroso viaje tras haberlo perdido todo: "Están al límite aquí en Calais y dispuestos a hacer lo que sea necesario para cruzar. La gente que quiere ir a Inglaterra seguirá corriendo todos los riesgos para llegar. Y añadir un avión y dos helicópteros no cambiará las cosas. Sólo empujará a la gente a correr más riesgos, a cruzar quizá en condiciones aún peores, a salir cuando haya niebla para no ser vistos por los aviones".

Mientras las autoridades tratan de encontrar una solución para la continua afluencia de personas Muchos aquí dicen que no tienen otra opción que seguir adelante. Adam dejó a su mujer y a sus dos hijos en Sudán para intentar forjar una vida mejor para la familia, Se enteró del naufragio que mató a 27 personas hace dos semanas, pero para él no cambia nada. A la periodista, le responde que, a pesar de ser peligroso, no tiene previsto cambiar su plan.