This content is not available in your region

Macron y Scholz inauguran en París una nueva era

Access to the comments Comentarios
Por Raúl Sánchez & EFE
euronews_icons_loading
Macron y Scholz inauguran en París una nueva era
Derechos de autor  Thibault Camus/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha dado la bienvenida en el Elíseo al nuevo canciller de Alemania, Olaf Scholz, en su primer desplazamiento al exterior. Estrenando su agenda internacional en París, Scholz ha sido fiel a una larga tradición iniciada tras la Segunda Guerra Mundial. Ambos mandatarios han mantenido un almuerzo de trabajo en el que han abordado las crisis dentro y fuera del bloque comunitario.

“Estoy muy feliz por recibirte en París en este primer viaje fuera de Alemania antes de que te desplaces a Bruselas, y pude ver convicciones sólidas sobre muchos temas y una convergencia de puntos de vista. También, una voluntad de hacer que nuestros dos países trabajen juntos, y una convicción europea que ya conocía, firme, decidida y que necesitaremos en los meses y años venideros”, afirmó Macron.

Macron y Scholz en el Elíseo

Ambos líderes trataron el repunto de los contagios de covid-19, el cambio climático, el boicot a los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, pero también las tensiones con Rusia en la frontera con Ucrania.

“En cuanto a la situación ucraniana, todos la vemos con preocupación, hay un fuerte despliegue de tropas, y es importante que esto sea debatido en todos los foros de intercambio político, y es oportuno que el presidente estadounidense haya buscado el diálogo con su homólogo ruso. Por nuestro lado, seguiremos actuando para garantizar la seguridad en Ucrania”, aseguró Scholz.

Su sintonía no escondió, sin embargo, diferencias en asuntos de peso como las energías limpias. Francia, que genera más del 70% de su electricidad con sus centrales atómicas, pretende que la nuclear pueda ser catalogada como tal porque no emite dióxido de carbono, mientras Alemania, que ha decidido el cierre anticipado de sus reactores atómicos, se opone.

"Cada país desarrolla su propia perspectiva para luchar contra el cambio climático. Lo que nos une es que somos conscientes de nuestra responsabilidad y que tenemos una política ambiciosa al respecto", indicó el canciller.

Macron y Scholz deberán acercar posturas también en materia económica. El primero vio ayer necesario "repensar el marco presupuestario" europeo definido por los criterios del Tratado de Maastricht. A su parecer, el techo de déficit público del 3% del producto interior bruto (PIB) es "obsoleto", mientras que el segundo es gran partidario del rigor presupuestario.

"Debemos tener tres objetivos: mantener el crecimiento y aspirar al pleno empleo en Europa; construir las filiales de innovación que permitan una economía más verde y digital y continuar el trabajo de convergencia entre los Estados miembros. Hay que encontrar mecanismos, ya sea con flexibilidad o con nuevas reglas, que permitan cumplirlos", dijo Macron.

Scholz, por su parte, cree compatibles sus respectivos enfoques."Se trata de mantener el crecimiento engendrado por el pacto de recuperación y al mismo tiempo trabajar en la solidez de nuestras finanzas. Para mí no es contradictorio", alegó.

Su visita fue precedida este jueves por un encuentro en París de sus respectivos jefes de la diplomacia, Jean-Yves Le Drian y Annalena Baerbock, en el que la representante germana subrayó que "Alemania no tiene amigo más estrecho que Francia" y que el motor franco-alemán es fundamental para la Unión Europea.