República Checa | Nuevo gobierno encabezado por el conservador Petr Fiala

República Checa | Nuevo gobierno encabezado por el conservador Petr Fiala
Derechos de autor Simanek Vit/AP
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Inflación y pandemia son las prioridades de la coalición liberal que integra al progresista Partido Pirata.

PUBLICIDAD

Inflación y pandemia son las prioridades de la coalición liberal que integra al progresista Partido Pirata

Una coalición europeísta de cinco formaciones conservadoras y liberales junto al progresista Partido Pirata, se fraguó tras los comicios de octubre, en los que Petr Fiala se impuso por un estrecho margen al entonces primer ministro, el populista Andrej Babi.

También tiene previsto reelaborar el plan presupuestario del año que viee con un déficit menor que el propuesto por el anterior gobierno.

Entre los ministros destaca el titular de Exteriores, Jan Lipavský, del Partido Pirata, un europeísta que ha anunciado que la defensa de los derechos humanos será una de sus prioridades y que en el pasado ha sido muy crític o con China y Rusia.

Pero es la pandemia de coronavirus y el aumento de la inflación los que plantean retos políticos inmediatos.

El nuevo ministro de Sanidad, Vlastimil Valek, ha indicado que el gobierno considera la posibilidad de prorrogar el estado de emergencia de 30 días declarado por el anterior gobierno el 25 de noviembre para hacer frente a un aumento récord de las infecciones por coronavirus.

El nuevo gobierno ha prometido presentar un plan para ayudar a los afectados por los altos precios de la electricidad, uno de los factores de la elevada inflación que alcanzó el 6% en noviembre.

Fuentes adicionales • Enrique Barrueco (Comentario en off)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Homenaje al primer presidente checo Václav Havel

Salvini supera una moción de censura tras ser acusado de mantener vínculos con Rusia Unida

El Gobierno de Portugal inicia una legislatura que la extrema derecha aspira a condicionar