This content is not available in your region

Los países buscan el equilibrio entre las restricciones y la economía ante ómicron

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Los países buscan el equilibrio entre las restricciones y la economía ante ómicron
Los países buscan el equilibrio entre las restricciones y la economía ante ómicron   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Crispian Balmer y Alexandra Alper

ROMA/WASHINGTON, 29 dic – Las infecciones mundiales por COVID-19 han alcanzado una cifra récord en los últimos siete días, según datos de Reuters, con los países intentando contener la rápida propagación de la variante ómicron sin paralizar sus debilitadas economías.

Entre el 22 y el 28 de diciembre se detectó una media de casi 900.000 nuevos casos diarios en todo el mundo. Varios países registraron máximos históricos durante las últimas 24 horas, como Argentina, Australia, Bolivia, Estados Unidos y muchos países europeos.

Los estudios han sugerido que ómicron es menos letal que algunas variantes anteriores del coronavirus. Sin embargo, el gran número de personas que han dado positivo por COVID-19 podría saturar los hospitales de algunos países, asó como poner en apuros a las empresas si las autoridades públicas ponen a sus trabajadores bajo cuarentena.

Un grupo de investigadores sudafricanos descubrió que una parte clave de la segunda línea de defensa del sistema inmunitario —sus células T— es muy eficaz para reconocer y atacar la variante ómicron, lo que impide que la mayoría de las infecciones progresen hasta convertirse en casos críticos de la enfermedad.

Los dirigentes políticos de algunos países, preocupados por el impacto económico de mantener a tantos trabajadores en casa, están estudiando la posibilidad de acortar el periodo necesario para el aislamiento después de una prueba positiva de COVID o de una exposición a una persona contagiada.

España dijo el miércoles que reducirá el periodo de cuarentena de 10 a 7 días, mientras que Italia dijo que está planeando relajar las normas de aislamiento para aquellos que hayan estado en contacto cercano con portadores del virus.

A principios de esta semana, las autoridades sanitarias estadounidenses publicaron una nueva guía que acorta el periodo de aislamiento de las personas con una infección confirmada a cinco días, en lugar de diez, siempre que sean asintomáticas.

“Me preocupa mucho que ómicron, al ser altamente transmisible y extenderse al mismo tiempo que (la variante) delta, esté provocando un tsunami de casos”, declaró el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una rueda de prensa.

El Ministro de Sanidad francés, Olivier Véran, dijo a los parlamentarios que Francia está experimentando un aumento “vertiginoso” de los casos, con 208.000 notificados en el espacio de 24 horas, un récord nacional y europeo.

Reino Unido, Italia, España, Portugal, Grecia, Chipre y Malta registraron cifras récord de nuevos casos el martes, mientras que la media de siete días de nuevos casos diarios en Estados Unidos alcanzó el récord de 258.312, según un recuento de Reuters del miércoles. El anterior máximo fue de 250.141, registrado el pasado mes de enero.

A pesar del aumento de las infecciones por coronavirus, las muertes y las hospitalizaciones son comparativamente bajas, dijo el miércoles Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Mientras que la media diaria actual de siete días de casos es de unos 240.400, lo que supone un aumento del 60% respecto a la semana anterior, la tasa de hospitalización para el mismo periodo sólo ha subido un 14%, hasta unos 9.000 al día en el mismo periodo. Las muertes se redujeron en un 7%, hasta 1.100 al día, añadió Walensky.

Algunos expertos han cuestionado las nuevas normas de los CDC, que reducen a la mitad el periodo de aislamiento para las infecciones asintomáticas por coronavirus, afirmando que podrían producirse más infecciones. La nueva directiva no exige que se realicen pruebas para confirmar que una persona ya no es contagiosa antes de que vuelva a trabajar o a relacionarse.

“Estaban tratando de encontrar un equilibrio: ¿Cómo podemos aplicar buenos principios de salud pública sin llegar al punto de tener que confinar el país?”, dijo al canal de noticias MSNBC Anthony Fauci, máximo responsable de enfermedades infecciosas del Gobierno estadounidense, para explicar las nuevas directrices de los CDC.

Reino Unido notificó 183.037 casos de COVID-19 el miércoles, un nuevo récord y más de 50.000 más que el anterior máximo registrado sólo un día antes, según las estadísticas del gobierno. También Irlanda notificó el miércoles un récord de casos, con más de 16.000 nuevas infecciones.

El Primer Ministro británico, Boris Johnson, ha dicho que no dictará nuevas restricciones este año para limitar la propagación de ómicron, que ahora representa aproximadamente el 90% de todas las infecciones comunitarias, según las autoridades sanitarias.

Australia registró casi 18.300 nuevos casos, eclipsando el anterior máximo pandémico del martes, de unos 11.300.

En España, la demanda de test gratuitos del Gobierno regional de Madrid superó con creces la oferta, y se formaron largas colas frente a las farmacias.

Los Gobiernos están cada vez más preocupados por el impacto económico que supondría que un gran número de personas se vieran obligadas a aislarse por haber estado en contacto con un enfermo de coronavirus.

“No podemos permitir que todo el mundo sea retirado de la circulación por el mero hecho de haber estado en un lugar concreto en un momento determinado”, declaró a la prensa el primer ministro australiano, Scott Morrison.

Morrison quiere introducir cambios urgentes en las normas de las pruebas de COVID-19 para aliviar la presión sobre los centros de pruebas. Dijo que Australia necesita “un cambio de marcha” para gestionar los laboratorios saturados y liberar a la población del aislamiento.

Mientras España e Italia flexibilizaban algunas normas de aislamiento, China se mantenía en su política de tolerancia cero, manteniendo bajo un rígido confinamiento por séptimo día a 13 millones de personas en Xian, capital de la provincia central de Shaanxi, al registrarse el martes 151 nuevos casos, aunque ninguno con ómicron hasta el momento.

“Sólo quiero volver a casa”, dijo un mecánico de 32 años que estaba en la ciudad por negocios la semana pasada cuando ésta fue aislada del mundo exterior.