This content is not available in your region

LiveLagoons, islotes artificiales antipolución que mejoran la biodiversidad en el sur del Báltico

Por Aurora Velez
euronews_icons_loading
LiveLagoons, islotes artificiales antipolución que mejoran la biodiversidad en el sur del Báltico
Derechos de autor  euronews

La laguna de Curlandia en Lituania, sufre como muchos otros lugares del sur del Báltico de un exceso de nutrientes. Pero unos humedales flotantes artificiales han venido en su ayuda. Están constituidos de caña común y sauce. Al crecer, estas plantas se nutren de nitrógeno y fósforo, acarreados por los ríos y presentes aquí en exceso.

¿De donde vienen estos nutrientes y qué efectos se constatan con estos islotes? Arturas Razinkovas-Baziukas, responsable del proyecto LiveLagoons, nos lo explica.

"El nitrógeno proviene principalmente de la agricultura y el fósforo de las aguas residuales municipales. Hemos calculado la cantidad de nutrientes que podría eliminar una isla. Una isla al final está eliminando durante el año el equivalente a los nutrientes que producen dos o tres familias".

Este proyecto está dotado con 1,2 millones de euros. Un millón procede de la política de cohesión europea.

LiveLagoons ha instalado diferentes tipos de humedales flotantes en tres países del sur del Báltico: Alemania, Polonia y en Lituania.

Como los que se han instalado en un canal urbano que desemboca en la laguna de Klaipeda, en Lituania. Jolanta vive cerca de allí y al principio esos objetos flotantes le sorprendieron.

"La primera vez que los vi, pensé ¿para qué deben servir? Tal vez para los pájaros, para su nido... Y sí, luego pensé que podría ser una especie de experimento o algo así", cuenta Jolanta Intejeva, vecina de Klaipeda.

Jurate y Renate son investigadoras. Una vez al año cosechan las plantas y flores de los islotes. Los tallos y las hojas se han desarrollado gracias a los nutrientes. Ésta es una de las formas que las isletas tienen para combatir el exceso de los mismos y la polución. Pero no es la única. Nos lo explican en el Laboratorio de Investigaciones Marinas (Marine Research Institute) de Klaipeda, donde se analizan las muestras de todos los humedales piloto del proyecto.

"La segunda forma es la parte bajo el agua, que contiene las raíces y los microorganismos adheridos a las raíces de las plantas, y procesan la materia orgánica y los nutrientes de manera que puedan ser eliminados a la atmósfera o enterrados en los sedimentos", explica Jurate Lesutiene, investigadora.

Según los científicos, en las aguas que rodean los islotes artificiales han mejorado la visibilidad y la biodiversidad. Peces y pájaros encuentran allí cobijo y comida.

"La biodiversidad encontrada dentro de las islas es el doble que la de los hábitats vecinos", afirma Arturas Razinkovas-Baziukas, responsable del proyecto LiveLagoons.

Varios países de la Unión Europea (UE) han mostrado interés por los islotes de LiveLagoons.