This content is not available in your region

Marcha contra el aval del Gobierno argentino al proyecto petrolífero en la costa de Mar del Plata

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual
euronews_icons_loading
Manifestación contra la exploración petrolífera en la zona marítima de Mar del Plata
Manifestación contra la exploración petrolífera en la zona marítima de Mar del Plata   -   Derechos de autor  Captura de imagen de vídeo de AFP

Consignas, cánticos al ritmo de tambores y pitadas contra la exploración petrolera que acaba de ser avalada por el Gobierno en Argentina. El Ejecutivo dio luz verde a la exploración sísmica de hidrocarburos que hará la petrolera Equinor en tres bloques de la Cuenca Argentina Norte, situados a entre 300 y 450 kilómetros de la costa de Mar del Plata.

El Gobierno que se basa también en las necesidades energéticas del país alega que la autorización se ha dado tras celebrar una audiencia de consulta pública. Sin embargo, según Greenpeace"el 98 % de los participantes" objetó la actividad. Además, la organización ecologista añade que la exploración sísmica implica la emisión de sonidos "tan potentes" en el mar que son capaces de dañar la fauna marina.

"Un océano azul con ballenas y delfines y dicen que no va a haber impacto ambiental", se pregunta irónicamente un manifestante. "El mar es sagrado no hay que tocarlo, es de todos los argentinos", señala otro."La Universidad de Tandil hizo, tomó todas las estadísticas de todos los casos de petroleras y se establece que hay un 100% de probabilidades de accidentes", recuerda una de las personas que han acudido a la protesta.

Mar del Plata es el mayor centro vacacional de la costa atlántica de Argentina. Vive del turismo y de la pesca. El alcalde de la localidad irá a la Justicia para que se determinen los potenciales impactos de la actividad. 

La petrolera noruega Equinor es la operadora de las tres áreas, aunque en el bloque principal, CAN 100 -de 15.000 kilómetros cuadrados-, está asociada a YPF, controlada por el Estado argentino, y a la anglo-holandesa Shell, y en otro, CAN 114, sólo a YPF.

Las petroleras con participación en los tres bloques en cuestión se comprometieron a cumplir con las condiciones impuestas por el Gobierno argentino y los "más altos estándares" internacionales en términos de seguridad y socioambientales, al tiempo que señalan, junto con las autoridades argentinas, el gran potencial del "offshore" en un país que necesita de energía para desarrollarse.

Según Pablo González, presidente de YPF, "Argentina tiene un potencial enorme en su cuenca offshore con recursos que podrían equiparar a los que hay en Vaca Muerta", la colosal formación de hidrocarburos no convencionales del suroeste argentino, y su desarrollo podría generar un "cambio profundo", transformando al país en un exportador de energía al mundo.

Detalló que CAN 100 tiene el potencial de generar 200.000 barriles de petróleo diarios, volumen similar a lo que actualmente produce en Argentina YPF, la mayor petrolera del país.

"Se estima que para su desarrollo, las inversiones ascenderían a más de 6.000 millones de dólares con un impacto muy positivo en la cadena de proveedores locales y en la generación de empleo. En la fase de desarrollo, se podrían generar 22.000 empleos directos. Todo este impacto en un solo proyecto", destacó González