This content is not available in your region

Francia expone sus prioridades para su presidencia del Consejo de la UE

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Ursula von der Leyen y Emmanuel Macron en París
Ursula von der Leyen y Emmanuel Macron en París   -   Derechos de autor  AFP

La soberanía geoestratégica, climática y digital comunitaria son algunas de las prioridades que el Gobierno francés debate con el Ejecutivo comunitario durante la visita que realizan los 27 comisarios europeos a París, con motivo del inicio de la presidencia francesa. Esta arrancó oficialmente el 1 de enero y terminará dentro de seis meses, el 30 de junio. 

Francia quiere impulsar la soberanía estratégica, climática y digital europea

Francia quiere utilizar la presidencia semestral del Consejo de la Unión Europea para impulsar la soberanía geoestratégica, climática y digital comunitaria, con medidas como la reforma del espacio de libre circulación Schengen, la tasa a las importaciones con gran huella de carbono o la regulación de los mercados digitales.

Francia toma el relevo de Eslovenia

Francia dio el relevo a Eslovenia en la presidencia europea en un momento complicado en varios frentes por el alza de los contagios por covid, el aumento de la tensión con Rusia por su despliegue militar en la frontera ucraniana, una escalada de la inflación que ensombrece la recuperación y, como colofón, las elecciones presidenciales en el país en abril.

Con este telón de fondo, las palabras más repetidas por el Gobierno francés al definir sus objetivos para los próximos seis meses son "soberanía europea", uno de los lemas habituales de Macron, que aún no ha formalizado su candidatura para los comicios y a quien algunas voces acusan de usar la presidencia para hacer campaña.

"Vivimos en un mundo cada vez más duro y brutal (...) dónde algunos consideran que todo está permitido y los valores que defendemos son cuestionados, y hay un verdadero riesgo de que los europeos salgan de la historia. No solo porque no podamos escribir la historia, sino porque otros vendrán del exterior a construir nuestra historia", afirmaron fuentes del Ejecutivo francés en un encuentro con prensa internacional.

Ucrania, también en la agenda

Si la pandemia ha mostrado la necesidad de reducir la dependencia sanitaria, por ejemplo para el aprovisionamiento de medicinas, el despliegue ruso en Ucrania y el "ataque híbrido" orquestado por el régimen bielorruso con el traslado de cientos de migrantes a las fronteras comunitarias confirman que se necesita más autonomía en política exterior e interior, defiende París.

Francia confía en que durante su presidencia se apruebe la Brújula Estratégica, que dará una nueva orientación a la política exterior comunitaria, y se refuerce la cooperación en defensa, uno de sus principales objetivos.

La cuestión de la migración

También quiere avanzar en las complejas negociaciones sobre la reforma de Schengen y del nuevo Pacto de Asilo y Migración, bloqueado por la división entre países, así como "mejorar el control" de las fronteras exteriores de la Unión, para lo que plantea crear un nuevo "mecanismo de urgencia" que complemente el trabajo de Frontex ante "imprevistos".

El cambio climático

En materia climática, la prioridad francesa es forjar "rápidamente" un acuerdo sobre el mecanismo que gravará las importaciones producidas en países con legislaciones ambientales más laxas que la europea para evitar una competencia desleal con los productores comunitarios.

"Concebimos el mecanismo como la clave para limitar el riesgo de fuga de carbono y alentar a nuestros socios comerciales a acelerar la transición ecológica", explicaron fuentes del Ejecutivo francés, que espera avanzar también en el resto de propuestas climáticas para reducir un 55 % sus emisiones de dióxido de carbono para 2030, bautizadas como "Fit for 55".

París aboga asimismo por continuar las discusiones sobre cómo abordar a nivel europeo subidas de precios de la energía como la de los últimos meses, aunque no haya una propuesta legislativa de la Comisión, un tema en el que está alineado con España.

La transición digital

Y la soberanía "digital" pasa para Francia por controlar el poder de las grandes plataformas digitales, por lo que intentará lograr un acuerdo entre los Estados y la Eurocámara sobre las nuevas leyes que regularán los servicios y mercados digitales en la Unión (DSA y DMA, en inglés).

La fiscalidad

En materia económica, le tocará pilotar el debate sobre la reforma y reactivación de las normas de disciplina fiscal europea, aunque París no espera un acuerdo durante su presidencia.

Francia sí buscará cerrar un acuerdo en la primera mitad de año sobre la propuesta para establecer un impuesto mínimo de sociedades del 15 % en la UE y poner en marcha cuatro proyectos de interés común que movilicen inversión para electrónica, hidrógeno, sanidad y la "nube".