This content is not available in your region

Biden defiende respuesta a la pandemia en medio del aumento de casos por ómicron

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Biden defiende respuesta a la pandemia en medio del aumento de casos por ómicron
Biden defiende respuesta a la pandemia en medio del aumento de casos por ómicron   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Brendan O’Brien y Maria Caspani

CHICAGO, 11 ene – El presidente Joe Biden y altos funcionarios de salud defendieron el martes la respuesta del gobierno a la imparable pandemia, mientras los casos diarios de COVID-19 en Estados Unidos alcanzaban un nuevo máximo, alimentado en gran medida por la variante ómicron, altamente contagiosa.

Biden, quien ha sido acusado de centrarse en las vacunas a expensas del testeo y el apoyo a los sistemas sanitarios en dificultades, dijo a los periodistas el martes que estaba “seguro de que estamos en el camino correcto” para luchar contra la pandemia.

Estados Unidos reportó el lunes 1,35 millones nuevas infecciones por coronavirus, según un recuento de Reuters, el mayor total diario para cualquier país del mundo. Se calcula que ómicron representaba el 98,3% del total de nuevos casos de coronavirus que circulaban por el país hasta el 8 de enero, según informaron el martes los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

El aumento de los casos y las hospitalizaciones ha obligado a los estadounidenses a cancelar sus planes de viaje, a cerrar los locales de ocio y a desordenar los planes para que los estudiantes y los profesores vuelvan a la escuela y los trabajadores a la oficina.

Una proyección del Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Washington estima que esa cifra es mucho mayor debido a la probabilidad de que muchos más contagios no se detecten, ya sea porque la gente no tiene síntomas o porque no tiene acceso a las pruebas.

En consecuencia, el modelo del IHME sugiere que la oleada estadounidense impulsada en gran medida por ómicron puede haber alcanzado ya un pico diario de más de 6 millones de casos y podría descender significativamente desde ese punto a finales de este mes. Pero las interrupciones en los sistemas de salud, las escuelas y las empresas podrían no resolverse rápidamente, incluso si las infecciones disminuyen.

Tras casi un mes de aumento del número de casos de COVID-19 en el estado de Nueva York, la gobernadora Kathy Hochul dijo el martes que la ola podría estar cambiando.

Aunque las nuevas infecciones diarias siguen siendo altas, con 48.686 nuevos casos registrados el lunes, Hochul dijo que la trayectoria descendente ofrecía un “rayo de esperanza”.

“Parece que podríamos estar superando ese pico”, dijo la gobernadora en una conferencia de prensa.

La Cruz Roja declaró una crisis nacional de sangre, con un descenso del 10% en el número de personas que donan sangre. Señaló que la pandemia ha provocado cancelaciones de campañas de donación de sangre y limitaciones de personal.

“A la preocupación se suma el aumento de los casos de COVID-19″, dijo la Cruz Roja. “La Cruz Roja ha experimentado una baja participación de los donantes desde que la variante delta comenzó a propagarse en agosto y esa tendencia continúa a medida que la variante ómicron toma el control”.

La Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), dijo que el país cuenta con las herramientas necesarias para combatir la variante de rápida propagación.

“Estamos trabajando rápidamente para adaptarnos a ella”, dijo Walensky el martes ante el Comité de Salud, Trabajo, Educación y Pensiones del Senado.