This content is not available in your region

América Latina | El regreso a clases presenciales bajo ómicron en Venezuela y Colombia

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AP, AFP
euronews_icons_loading
Estudiantes esperan en fila para entrar a la escuela pública Andrés Bello para su primer día de regreso a clases presenciales, 17/1/2022, Caracas, Venezuela
Estudiantes esperan en fila para entrar a la escuela pública Andrés Bello para su primer día de regreso a clases presenciales, 17/1/2022, Caracas, Venezuela   -   Derechos de autor  Matias Delacroix/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

La ola de contagios por la variante ómicron, no detiene el regreso a clases después de las vacaciones navideñas en algunos países de América Latina.

A pesar de que Colombia registró el sábado un récord de contagios de COVID-19 en casi dos años de pandemia con más de 35.000 casos en un día, cerca de 10 millones de estudiantes empezaron a volver gradualmente a las escuelas a partir del lunes.

Con "plena presencialidad y sin restricción de aforos en los establecimientos educativos", estudiantes de colegios públicos y privados fueron llamados a retomar las clases presenciales y sin exigencia de un certificado de vacunación, según la Ministra de Educación Nacional de Colombia, María Victoria Angulo. Eso sí, todos con mascarillas.

"El regreso a clases para nadie es un secreto que es lo mejor que a los niños les puede pasar, en cuanto al tiempo como padres, obvio, es un tiempo que nosotros tomamos para trabajar para organizarnos, para hacer muchas actividades, entonces eso nos ayuda mucho", dijo Sandra Ospina, madre de un alumno de quinto grado. 

Con ventanas abiertas y aulas a media capacidad

Mientras tanto, Venezuela no vuelve a clases con la misma confianza que su vecino. Aunque el regreso oficial fue la semana pasada, las aulas solo reciben la mitad de su capacidad.

Es el caso del liceo público Andrés Bello, ya que su dirección creó una comisión de horarios para dividir a los niños de uno de los colegios públicos más grandes de Caracas en diferentes turnos para garantizar el distanciamiento social. El director de la escuela Wilmer Marcano, explicó: 

"Ya estamos atendiendo a la población estudiantil con una matrícula de 1.498 alumnos. Es un número alarmante, pero esta matrícula fue distribuida de manera meticulosa por el comité de horarios desde el jardín de infantes hasta el quinto año de bachillerato, donde los niños y jóvenes están siendo atendidos en grupos de menos de 20 alumnos por aula."

De acuerdo a Unicef, dos de cada tres menores de edad siguen sin acudir de manera presencial a clases por la pandemia en América Latina y el Caribe, es decir unos 86 millones de niños que siguen fuera de las aulas en la región.