This content is not available in your region

Cronología: ¿Sobrevivirá Boris Johnson al escándalo de las fiestas de Downing Street?

Access to the comments Comentarios
Por Alasdair Sandford  & Afp
Boris Johnson posa al lado de su escultura de cera en Londres.
Boris Johnson posa al lado de su escultura de cera en Londres.   -   Derechos de autor  Sang Tan/AP2009

Mientras Gran Bretaña espera la publicación del informe de la funcionaria Sue Gray sobre el escándalo del "party-gate" de Downing Street, Boris Johnson se prepara para enfrentarse a los diputados en el Parlamento por segunda vez desde que surgieron las informaciones.

El pasado miércoles, Johnson se enfrentó a las peticiones de dimisión de los diputados laboristas, liberal-demócratas y del Partido Nacionalista Escocés, así como a la deserción de uno de sus propios diputados de los conservadores a los laboristas.

El asediado primer ministro instó una y otra vez a los diputados a esperar las conclusiones del informe Gray y, a pesar de las expectativas de que pueda publicarse este miércoles, es poco probable que llegue antes de que Johnson se enfrente a los diputados.

Se espera que el informe de Gray revele cuántas fiestas se celebraron en Downing Street por parte del personal de Johnson durante el confinamiento más estrcito en el Reino Unido por la COVID-19 en 2020 y desde entonces y, fundamentalmente, cuánto sabía de ellas el propio primer ministro.

Desde que Gray comenzó su informe, tabién la Policía Metropolitana ha revelado que está investigando las fiestas de Downing Street.

Johnson ha dicho anteriormente a los diputados que una fiesta de Navidad en diciembre de 2020 en Downing Street respetaba las restricciones de cierre. Si el informe Gray sugiere lo contrario, se le acusará de haber mentido al Parlamento.

Eso puede llevar a una moción de censura contra Johnson que, con suficiente apoyo conservador, podría perder.

Mientras esperamos el informe, Euronews ha recapitulado cómo hemos llegado hasta aquí.

¿Qué fiestas tuvieron lugar y cuándo?

Desde diciembre, varios periódicos han publicado detalles de numerosas reuniones entre el personal de Johnson en Downing Street, que parecen haber infringido las restricciones de cierre por coronavirus en el momento en que se celebraron.

Entre las más notorias están:

  • Mayo de 2020: Los primeros sucesos ocurrieron durante el primer confinamiento, aunque Johnson acababa de anunciar una "hoja de ruta" para suavizar las restricciones. Pero tal y como estaban, la gente no podía salir de casa sin una excusa razonable y sólo podía reunirse con otra persona de un hogar diferente fuera del trabajo. The Guardian publicó una foto de un evento que se dice que tuvo lugar el 15 de mayo. Johnson y su esposa aparecen sentados bebiendo vino en el jardín de Downing Street con más de una docena de asesores.

  • 20 de mayo de 2020: Un correo electrónico filtrado de un alto asesor de Johnson invitaba a más de 100 miembros del personal a "traer su propia bebida" al jardín de Downing Street y "aprovechar el buen tiempo", según la ITV. Se dice que unos 30-40 asistieron a la reunión y el primer ministro admitió haber estado presente durante 25 minutos. Poco antes del evento, el entonces secretario de Cultura, Oliver Dowden, dijo a la nación en una conferencia de prensa: "Pueden pasar tiempo al aire libre y hacer ejercicio tan a menudo como quieran, y pueden reunirse con una persona ajena a su hogar en un lugar público y al aire libre, siempre que se mantengan a dos metros de distancia".

  • Noviembre de 2020: Se establecieron nuevas restricciones que obligaban en gran medida a la gente a quedarse en casa y prohibían las reuniones en interiores. Dominic Cummings, el ex ayudante de Johnson, que fue despedido ese mes, aseguró que se había celebradouna ruidosa fiesta en el piso del primer ministro. También se afirma que hubo una reunión en el Tesoro y que se celebró un acto de despedida para un asesor de Downing Street, al que supuestamente asistió Johnson.

  • Diciembre de 2020: Un sistema de niveles sustituyó al cierre nacional. En Londres, se prohibieron las reuniones en interiores de dos o más personas. Sin embargo, se afirma que dos docenas de personas asistieron a una fiesta del departamento de educación. Una fiesta de Navidad en la sede londinense de los conservadores, a la que también asistieron dos docenas de personas, provocó posteriormente la dimisión del candidato tory a la alcaldía de la ciudad. El departamento de transportes se disculpó recientemente por las supuestas "borracheras y bailes" en su fiesta el día en que se endurecieron aún más las restricciones en Londres. Boris Johnson habría organizado un concurso navideño en contra de las estrictas normas. Se alega que hubo otros eventos con bebidas en Downing Street, incluso el 18 de diciembre. Un año más tarde, ITV News difundió un vídeo en el que se veía al personal bromeando sobre el evento en una rueda de prensa simulada, lo que provocó la dimisión de la entonces secretaria de prensa de Johnson, Allegra Stratton.

  • Abril de 2021: Se celebraron dos fiestas de despedida para el personal en la víspera del funeral del Duque de Edimburgo. Eso sí, con distanciamiento social, según reveló el Daily Telegraph la semana pasada. Los testigos afirmaron que los eventos se prolongaron hasta la madrugada y que en ellos se bebió y se bailó. Al día siguiente, las imágenes de la reina Isabel sentada enmascarada y sola en la iglesia, de acuerdo con las restricciones de la COVID-19, fueron un duro símbolo de las rigurosas medidas aplicadas. Downing Street se disculpó con la familia real tras la aparición de la noticia.¿Qué ha dicho Boris Johnson?

El Primer Ministro se ha disculpado en varias ocasiones por los hechos denunciados, pero no ha admitido haber infringido las normas y ha instado a esperar el resultado de la investigación interna de Sue Gray.

El 8 de diciembre del año pasado respondió en la Cámara de los Comunes a la grabación en vídeo del simulacro de conferencia de prensa celebrado por su personal 12 meses antes.

"Comprendo y comparto el enfado de todo el país al ver que el personal del número 10 parece hacer de las medidas de cierre algo ligero. Y puedo entender lo exasperante que debe ser pensar que la gente que ha estado estableciendo las reglas no ha estado siguiendo las reglas... porque yo también me enfurecí al ver ese clip".

"Pido disculpas sin reservas por la ofensa que ha causado en todo el país, y me disculpo por la impresión que da. Pero repito, señor Presidente, que se me ha asegurado repetidamente, desde que surgieron estas acusaciones, que no hubo ninguna fiesta y que no se infringieron las normas", continuó, añadiendo que si la investigación interna que ordenó encontraba pruebas de lo contrario, habría "medidas disciplinarias para todos los implicados".

La semana pasada, el 12 de enero, Boris Johnson compareció de nuevo en el turno de preguntas del Primer Ministro para responder a las revelaciones sobre la fiesta en el jardín "trae tu propia bebida" en mayo de 2020.

Pidiendo disculpas a los millones de personas de todo el país que habían hecho "extraordinarios sacrificios", Johnson dijo: "Sé la rabia que sienten conmigo y con el Gobierno que dirijo cuando piensan que en el propio Downing Street las reglas no están siendo debidamente cumplidas por las personas que hacen las reglas".

"Hubo cosas que simplemente no hicimos bien, y debo asumir la responsabilidad", dijo, añadiendo que había asistido durante 25 minutos. Pero también dijo que "creía implícitamente que se trataba de un acto de trabajo" y que "podría decirse que técnicamente entraba dentro de las directrices", aunque millones de personas lo verían de otra manera.

El martes, Boris Johnson negó haber engañado al Parlamento, en respuesta a la afirmación de su ex ayudante Dominic Cummings de que se le advirtió de que el evento violaría las restricciones por coronavirus.

"Soy absolutamente categórico, nadie me dijo: 'Este es un evento que va contra las reglas'", dijo Johnson.

¿Quién es Sue Gray y cuál es su función?

Sue Gray es una funcionaria de alto nivel, pero anteriormente oscura, que ha servido a los gobiernos conservadores y laboristas durante varias décadas. Su informe sobre las acusaciones de fiestas de cierre en propiedades del gobierno está previsto para finales de enero.

Como jefa de "propiedad y ética" en la Oficina del Gabinete, Gray investigó anteriores acusaciones de irregularidades por parte de ministros. Se la considera en el gobierno como una persona que no teme enfrentarse a los políticos.

Tiene acceso a "todos los registros relevantes" y puede entrevistar a funcionarios, incluido Johnson, en su intento de descubrir los hechos. La oficina del primer ministro no confirmó si Johnson ha sido interrogado por Gray, aunque el secretario de Educación, Nadhim Zahawi, dijo que Johnson se había "sometido" a la investigación.

La funcionaria puede establecer "si se justifica una acción disciplinaria individual" contra los funcionarios, y la Policía Metropolitana de Londres dice que podría abrir una investigación si encuentra pruebas de infracción de la ley.

Sin embargo, Gray tiene un margen limitado para censurar a Johnson. Normalmente, las investigaciones de la administración pública hacen recomendaciones al primer ministro. En este caso, es el primer ministro el que está siendo investigado, lo que convierte a Johnson en el árbitro de su propio castigo.

Alex Thomas, director de programas del Instituto para el Gobierno, dijo que los que esperaban que el informe "exculpara al primer ministro o lo condenara" probablemente quedarían decepcionados.

"Se trata de una cuestión política de gran envergadura y de gran público", dijo. "El informe Gray es una parte importante para averiguar lo que ocurrió. Pero al final se trata de un juicio para los ministros del gabinete conservador y los diputados sobre si quieren que Boris Johnson lidere su partido y, por tanto, el país".

¿Qué es la "Operación Carne Roja"?

Bautizada extraoficialmente como "Operación Carne Roja" en la prensa, el gobierno ha adelantado repentinamente varios proyectos políticos que se consideran un intento de atraer a los políticos y partidarios del partido conservador en el poder y desviar la atención de las cuestiones que rodean el liderazgo de Johnson.

El lunes, la ministra de Interior, Priti Patel, confirmó las informaciones de que el Gobierno está planeando involucrar a los militares en operaciones en el Canal de la Mancha para intentar limitar el número de cruces de inmigrantes en pateras.

Ese mismo día, la secretaria de Cultura, Nadine Dorries, dijo que el Gobierno congelaría el canon de la BBC hasta 2024, y añadió que el actual sistema de financiación terminaría después de 2027.

En los últimos meses, el gobierno británico ha evocado repetidamente el posible uso del "Artículo 16" para suspender al menos parte del Protocolo de Irlanda del Norte, parte del tratado de divorcio vinculante con la UE, si las negociaciones con Bruselas sobre los acuerdos no logran mejoras.

El otoño pasado, esta medida se promocionó como un movimiento potencialmente popular a nivel nacional, que podría aumentar el apoyo a Johnson entre su base. Aunque últimamente el Gobierno ha dejado de insistir en ello, la ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss, que se ha hecho cargo de las negociaciones del Reino Unido con Bruselas sobre el Brexit, ha subrayado que la opción sigue estando sobre la mesa.

Simon Usherwood, profesor de Política y Estudios Internacionales de la Open University, sostiene que la posición de debilidad en la que se encuentra Boris Johnson restringe su elección, y que invocar el artículo 16 sería contraproducente.

"El problema es que, si no es a corto plazo, y el efecto de la concentración en torno a la bandera que podría conseguir, eso causa aún más problemas: que el Artículo 16 no producirá las concesiones que él cree que podría producir. Es difícil ver cómo las negociaciones que seguirían producirían algo más que el proceso en el que estamos actualmente", dijo en su reciente podcast.

Incluso si le tienta la ganancia a corto plazo de activar el Artículo 16, "la otra cara de la moneda es que Johnson 'consiguió el Brexit'. Y cuanto más tiempo se dedique políticamente a hablar del Brexit, de los problemas y de cómo va a solucionarlos, más se cuestiona esa declaración original", añadió.

¿Qué puede pasar ahora?

Muchos políticos y otras personas están esperando a ver qué dice Sue Gray en su informe, y cómo responde el público.

El "Partygate" ha contribuido a que el Partido Laborista, en la oposición, abra una ventaja de dos dígitos en las encuestas de opinión sobre los conservadores. Boris Johnson no tiene que enfrentarse al juicio de los votantes hasta las próximas elecciones generales, previstas para 2024. Pero el Partido Conservador tiene un historial de destituir a los líderes una vez que se convierten en responsables.

Según las normas de los conservadores, se puede desencadenar un voto de censura contra el líder si 54 legisladores del partido escriben cartas pidiéndolo. No está claro cuántas se han presentado ya, y hasta ahora solo un puñado de parlamentarios conservadores ha pedido abiertamente la dimisión de Johnson.

Su predecesora, Theresa May, se vio obligada a abandonar el cargo en 2019 tras no conseguir unas condiciones de divorcio del Brexit aceptables con la Unión Europea. Johnson podría sufrir el mismo destino si el partido decide que su atractivo popular -la cualidad de estrella que le ha visto recuperarse de escándalos pasados- se ha desvanecido.

Cada día de la semana, Uncovering Europe le trae una historia europea que va más allá de los titulares. Descargue la aplicación de Euronews para recibir una alerta diaria de esta y otras noticias de última hora. Está disponible en dispositivos Apple y Android.