This content is not available in your region

Protestas antirracistas en Brasil por una paliza mortal a un refugiado congoleño

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Un manifestante simula la muerte violenta de Moïse, un inmigrante congoleño, en Río de Janeiro (Brasil)
Un manifestante simula la muerte violenta de Moïse, un inmigrante congoleño, en Río de Janeiro (Brasil)   -   Derechos de autor  Bruna Prado/The Associated Press

Manifestantes se concentran en Río de Janeiro para protestar por el asesinato de un refugiado congoleño de 24 años que fue agredido por un grupo de hombres hasta la muerte el 24 de enero.

En Río, se congregaron frente al mismo quiosco de la playa de Barra da Tijuca, barrio conocido por sus lujosos apartamentos y centros comerciales, donde Moïse Kabagambe fue asesinado

"Con mucha tristeza estamos aquí, pero por otro lado estoy muy contenta porque es un acto revolucionario. Hay mucha gente luchando por la vida de nuestros hermanos, no sólo de Moïse sino también de Durval en São Gonçalo, por todas las demás personas que desgraciadamente fueron vistas como delincuentes por el color de la piel.", destaca Roberta Nassot, una de las manifestantes.

La paliza mortal que recibió el joven quedó registrada por las cámaras. La policía difundió las imágenes en los medios de comunicación. Se produjo después de que el joven se acercara al quiosco para reclamar al dueño el pago de una deuda equivalente a unos 32 euros por dos días de trabajo.

Tres de los agresores ya fueron detenidos. La muerte de Kabagambe fue condenada por organismos de derechos humanos, por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en Brasil y por el movimiento negro, que además ha denunciado el caso como un asesinato de carácter racista.

A la ola de indignación generada por el asesinato se han sumado políticos, artistas y movimientos civiles de los más diversos tipos.

El Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, a través del Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, informó que está "acompañando el caso".

La titular de esa cartera, Damares Alves, se pronunció sólo días después del asesinato, pero se sumó a las condenas generalizadas.

"Lamentamos la barbaridad que vimos en esas imágenes. Basta de violencia en esta nación", declaró Alves, quien también exigió "castigo" para los responsables.