This content is not available in your region

Museo belga devuelve un cuadro a una familia judía después de 71 años

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Museo belga devuelve un cuadro a una familia judía después de 71 años
Museo belga devuelve un cuadro a una familia judía después de 71 años   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Philip Blenkinsop

BRUSELAS, 10 feb – El principal museo de arte de Bélgica ha devuelto un cuadro que tuvo en su poder durante 71 años a los bisnietos de un matrimonio judío cuyas propiedades fueron saqueadas por los nazis tras su huida en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.

El bufete de abogados de la familia, con sede en Berlín, se puso en contacto con los Museos Reales de Bellas Artes hace más de cinco años y el jueves, tras una breve ceremonia de firma, los trabajadores descolgaron el cuadro y lo llevaron en ruedas para embalarlo.

“En total, la familia busca 30 obras de arte”, dijo la abogada Imke Gielen. “Esta es la primera que ha sido realmente identificada, porque desgraciadamente no tenemos imágenes de los cuadros desaparecidos”.

Ninguno de los nueve bisnietos, que viven fuera de Bélgica, estaba presente el jueves.

El cuadro, de flores rosas en un jarrón azul del artista alemán Lovis Corinth, pertenecía a Gustav y Emma Mayer, quienes huyeron de su casa de Fráncfort en 1938 a Bruselas hasta su paso a Reino Unido en agosto de 1939.

Sin embargo, no pudieron llevarse sus pertenencias, incluidas las 30 pinturas, que fueron saqueadas por los nazis. Entre los que se llevaron estaban las “Flores” expresionistas pintadas en 1913 por Corinth, la mayoría de cuyas obras los nazis condenaron como “degeneradas”.

Después de la guerra, las autoridades belgas no lograron determinar a quién pertenecía y la confiaron al museo en 1951, donde cuelga desde entonces.

El jefe del museo, Michel Draguet, dijo que había sido más fácil encontrar a los propietarios originales de las obras de arte en el caso de las familias judías que vivían en Bélgica, debido a los archivos y los contactos.

“Aquí, era imposible incluso saber si esta obra viene de Alemania, de otro país”, dijo Draguet a Reuters.

El museo, que en 2008 hizo un llamado al público en su página web para obtener información sobre el cuadro, también inauguró el jueves dos salas que contienen y abordan el arte saqueado por los nazis y las obras tomadas por Bélgica durante su periodo colonial.