This content is not available in your region

Los manifestantes antivacunas resisten a la Macarena en Nueva Zelanda

Access to the comments Comentarios
Por Santiago Martin Martinez
euronews_icons_loading
Manifestaciones antivacunas en Nueva Zelanda
Manifestaciones antivacunas en Nueva Zelanda   -   Derechos de autor  AFP

Ni el ciclón Dovi, ni la Macarena, son capaces de echar a los manifestantes antivacunas acampados en las puertas del parlamento de Nueva Zelanda.

Como medida contra la semana de protestas, el presidente del Parlamento de Wellington, Trevor Mallard, reprodujo en bucle este tema junto con los éxitos de Barry Manilow y mensajes educativos sobre la covid-19. Los manifestantes respondieron bailando al ritmo de la música. 

La primera ministra, Jacinda Ardern, ha mostrado su disgusto: "Seamos claros, por lo que he visto hoy, aquellos que siguen ocupando la entrada del Parlamento e impiden actualmente a los ciudadanos de Wellington moverse libremente, lo que exigen en sus peticiones y demandas implica pedir al pueblo neozelandés que se eliminen todas las medidas de salud pública".

El cantante británico James Blunt dijo por Twitter con ironía a la policía de Nueva Zelanda que se le tuviera "en cuenta si no funciona la estrategia". El domingo por la tarde, su éxito "You're Beautiful" ya estaba en la lista de reproducción. 

Esta manifestación, inspirada en las presentes en Canadá y EE.UU., surge como protesta a las restrictivas medidas para hacer frente a la Covid-19 en Nueva Zelanda. En concreto, contra la obligatoriedad de vacunación a determinadas profesiones como profesores, médicos, enfermeros, policías o militares. Todo esto en un momento en que los contagios crecen en el país.

"Y nos dicen que es una decisión, que es tu elección que hayas perdido tu trabajo. Bueno, lo siento, pero decirle a alguien que puede morir por ponerse esta vacuna o perder su trabajo... No veo cómo eso es una elección", afirma Cindy, una de las manifestantes. 

Por el momento, no queda claro cuando terminarán las protestas. Lo que sí que está claro es que por muy desagradable que sea la música o fuerte sea la tormenta, hará falta algo más fuerte para retirar a los manifestantes.