This content is not available in your region

La difícil tesitura de los extranjeros en Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
La difícil tesitura de los extranjeros en Ucrania
Derechos de autor  AP Photo

La amenaza rusa sobre Ucrania ha provocado llamamientos de diferentes Gobiernos para que sus nacionales abandonen el territorio. Pero para muchos no es una tarea sencilla. Llevan décadas viviendo en el mismo lugar, con una vida hecha y sin saber su destino en su propio país. 

La posibilidad de una guerra, no obstante, les deja sin elección posible. Thomas Jones es un profesor de inglés residente en la exrepública soviética: "La gente piensa que como eres un expatriado puedes simplemente levantarte e irte. Mucha gente como yo ha hecho su vida aquí. No es que haya llegado ayer, esté una semana de vacaciones y pueda volver a Inglaterra. Todavía tengo familia en Inglaterra. Tengo 52 años, no tengo 18 años y no tengo muchas ganas de hacer couchsurfing (un servicio para intercambiar viviendas entre particulares) con mi mujer en Inglaterra. Quiero decir, hay un panorama más amplio. Por supuesto, si las cosas se ponen realmente serias aquí, sí, uno tiene que pensar en hacer lo correcto".

La inteligencia de Estados Unidos teme un ataque inminente de Moscú en Ucrania y el presidente Joe Biden llamó a sus compatriotas a salir del país. No resulta sencillo cuando se tienen dos hijas pequeñas y un hogar en Kiev, como Andrew Kinsel, un consultor estadounidense: "No hay colas para repostar gasolina, la gente de las tiendas está comprando con normalidad, no hay prisa por comprar harina ni nada parecido, así que la vida sigue su curso. Creo que todos esperamos que, con suerte, dentro de un año, o dentro de un par de meses, o incluso dentro de un par de semanas, o incluso esta semana, haya algún tipo de solución general y la situación sea menos tensa. "

Washington ha cerrado su embajada en la capital y la ha trasladado a la ciudad de Lviv, a solo una hora de Polonia y a medio millar de kilómetros de la frontera con Rusia. Parte del personal no esencial ha sido evacuado de la exrepública soviética.