This content is not available in your region

La lucha contra el cambio climático llega a la cumbre UE-África

Access to the comments Comentarios
Por Gregoire Lory
euronews_icons_loading
La lucha contra el cambio climático llega a la cumbre UE-África
Derechos de autor  ZINYANGE AUNTONY/AFP or licensors

“Debemos apoyar al continente africano en su transición energética y climática”, este mensaje del presidente de Francia será uno de los temas de debate de la cumbre de este jueves y viernes entre la UE y África

Los números hablan por si solos. Según la ONU de aquí a 2030 más de 100 millones de africanos se verán afectados por el calentamiento global. Sequías, inundaciones, deshielo de los polos en un futuro próximo... Los fenómenos climáticos extremos acentúan la pobreza y la escasez de alimentos. Y el coste es demasiado alto para un continente con bajos ingresos.

"Se estima que los devastadores efectos del cambio climático aumentarán hasta alcanzar más del 50 % del PIB del continente en 2030. Y esto es algo muy complicado de digerir ya que el continente africano tan solo contribuye al 4% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero", lamenta el experto en cambio climático de la Fundación Friedrich Ebert, Robert Muthami.

La ONU advierte que las temperaturas en África han aumentado a más velocidad que la media mundial. Los fenómenos climáticos extremos amenazan la producción agrícola y el acceso al agua y podrían provocar el desplazamiento de 86 millones de personas antes de 2050. Para la Unión Europea, el problema es climático pero también es una cuestión de justicia social.

"Los países industrializados contaminan mucho, mucho más, y aun así el continente africano está sufriendo mucho, mucho más. Por lo tanto, tenemos que orientarnos hacia una nueva comprensión de la justicia y la cooperación. No debemos olvidar que per cápita, la emisión de CO2 en África es la más baja del mundo mientras que la producción de emisiones de CO2 per cápita a nivel global es más alta en Europa, en EEUU y en Asia", asegura el eurodiputado de los Socialdemócratas, Andreas Schieder. 

Sin embargo, no todos los países africanos están dispuestos a renunciar a corto plazo al impacto financiero de las grandes reservas de combustibles fósiles existentes en el continente.