This content is not available in your region

¿Mesa española o italiana? Disputa en torno a la 'mesa de la distancia' de Vladímir Putin

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Reunión del presidente ruso, Vladímir Putin, y francés, Emmanuel Macron, en torno a la mesa de la distancia. Moscú, Rusia
Reunión del presidente ruso, Vladímir Putin, y francés, Emmanuel Macron, en torno a la mesa de la distancia. Moscú, Rusia   -   Derechos de autor  AP/Sputnik

**¿Quién fabricó la mesa de la distancia? Una fábrica italiana y otra española se disputan la autoría de esta larguísima pieza, convertida en objeto de bromas, en torno a la que Vladímir Putin sienta a los líderes mundiales para hablar de una eventual guerra en Ucrania. **

En un extremo, Vladímir Putin, en el otro, Emmanuel Macron, y en medio, seis metros de mesa lacada en blanco; una mesa larguísima que ha generado más comentarios y memes que las reuniones cruciales, para evitar una guerra en Ucrania, que se han celebrado en torno a ella en los últimos días. Tan famosa se ha hecho, que dos empresas, una italiana y otra española, se atribuyen el mérito de haberla creado.

La italiana OAK asegura que fabricó la mesa para el Kremlin

La fábrica italiana se llama OAK y se encuentra en Lombardía. Su propietario, Alberto Renato Pologna, asegura que la mesa es uno de los muebles que Rusia les encargó entre 1995 y 1997 para amueblar uno de los palacios del Kremlin. Su anhelo es que nunca se convierta en un símbolo de guerra.

"Una mesa es ese objeto en torno al que la gente se reúne para pasar el tiempo comiendo, riendo, bromeando, jugando. También donde se deciden las guerras y se firman los armisticios. Espero que esta mesa, en este caso, no forme parte de una escalada hacia una guerra", dice Pologna.

El empresario italiano muestra orgulloso los documentos que probarían que fabricó y vendió la mesa por el equivalente de unos 100 000 euros. Entre ellos, una foto del mueble en un libro del Kremlin en 1999, un certificado firmado por el entonces presidente ruso, Boris Yeltsin, así como bocetos detallados de la pieza.

Mientras tanto, la prensa española atribuye el mueble a Vicente Zaragozà, una fábrica hoy cerrada de Alcàsser.

¿Mesa de paz o mesa de guerra? Aún no se sabe, pero lo que es seguro es que pasará a la historia como la mesa de la distancia.