This content is not available in your region

Orgullo ucraniano en el octavo aniversario de la revolución de Maidán

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Una mujer coloca una flor en el memorial dedicado a los caídos en la revolución de Maidán, Kiev, Ucrania
Una mujer coloca una flor en el memorial dedicado a los caídos en la revolución de Maidán, Kiev, Ucrania   -   Derechos de autor  Efrem Lukatsky/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

El azar ha querido que este domingo se cumplan ocho años de la revolución de Maidán, el levantamiento europeísta de la población ucraniana, que en 2014 desató la ira de Rusia.

Ucranianos de todas las edades, familias, escolares, ancianos, militares, han acudido a rendir homenaje a los 105 muertos de Maidán, conocidos como la Centuria Celestial, en el memorial dedicado a los caídos en la plaza de la Independencia (Maidán) de la capital ucraniana. 

También ha estado en el memorial el actual presidente, Volodímir Zelenski, y uno de sus antecesores, Petró Porosehnko, considerado uno de los patrocinadores de la revolución.

Tenemos que recordar a esa gente que dio su vida por nuestro futuro europeo
Habitante de Kiev

Los ucranianos se enorgullecen de haber dado la espalda hace años al Kremlin, pese al coste que han tenido que pagar desde entonces, tanto en vidas humanas como en el miedo constante a una invasión rusa.  

"Tenemos que recordar a esta gente que dio su vida por Ucrania y por nuestro futuro europeo. Tenemos que respetarlos y amarlos", dice un habitante de Kiev. 

"No hay nada que hagamos en vano en este mundo, pero es una pena que aún no hayamos conseguido nada", se lamenta otro. 

Un baño de sangre en el corazón de Kiev que acabó con la huida del presidente prorruso Yanukóvich

Las protestas comenzaron en noviembre de 2013 por la negativa del Gobierno prorruso de la época, encabezado por Víktor Yanukóvich, de firmar un acuerdo con la Unión Europea. La crispación fue aumentando hasta que el 18 de febrero de 2014 las fuerzas de seguridad iniciaron una brutal represión de los manifestantes, con un centenar de muertos. 

El 24 de febrero, la revolución se consumó, con la huida de Kiev del presidente Yanukóvich, que primero se fue a Crimea y después a la región rusa de Rostov. 

Rusia respondió anexionándose Crimea y dando su apoyo a la sublevación armada en el Dombás. Moscú siempre ha defendido que Maidán fue, en realidad, un golpe de Estado hostigado por Occidente.