This content is not available in your region

Fútbol para enfrentar el mundo sin miedo en Pakistán: la lucha de las niñas contra los estereotipos

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued  con AP
Meher Jan Abdul Jabbar, futbolista, está sirviendo de inspiración para las jóvenes de su ciudad, en Pakistán
Meher Jan Abdul Jabbar, futbolista, está sirviendo de inspiración para las jóvenes de su ciudad, en Pakistán   -   Derechos de autor  AP Photo

Cuando Meher Jan Abdul Jabbar se mira al espejo, ve a la futbolista internacional en la que quiere convertirse. Sin embargo, sueños como este no les están permitidos a las mujeres en Pakistán.

Pese a todo, a sus 15 años, está sirviendo de inspiración para las jóvenes de su ciudad, Karachi, con el apoyo de su madre. 

Kalsoom sufrió la violencia de su marido. Le quemó la cara y medio cuerpo con ácido y las abandonó cuando su hija tenía dos años.

"La gente puede decir lo que quiera, no me importa. Después de lo que he pasado en mi vida, quiero que mis hijos, especialmente las niñas, puedan enfrentarse al mundo sin miedo. Nadie en la sociedad se ocupa de mí o de mis hijos, pero nosotros sí nos enfrentamos a las críticas sociales", cuenta Kalsoom Mohammad, madre de Meher Jan Abdul Jabbar.

Las chicas que juegan al fútbol también son buenas hijas

Ahora Meher es la capitana de su equipo de fútbol. Pero, para llegar hasta aquí, ha tenido que desafiar arraigados estereotipos y luchar contra los insultos y el desprecio de quienes no creen que las niñas puedan tener espacio en el deporte.

"Le digo a la gente que esto no es sólo para los chicos. Las chicas también pueden jugar, también pueden ser futbolistas", defiende Meher Jan Abdul Jabbar. 

"Dicen que las chicas sólo deben cocinar y ser buenas esposas, buenas hijas. Pero yo creo que las chicas que juegan al fútbol también son buenas hijas. Las chicas necesitan hacer deporte, les da la confianza necesaria para triunfar en todos los ámbitos de la vida".

De pequeña le fue negado el acceso a instalaciones deportivas, pero desde hace cinco años ha recuperado el tiempo perdido gracias a la iniciativa "Right To Play". Un programa que enseña a las niñas comunicación, tolerancia, trabajo en equipo y liderazgo para que, como Meher, defiendan sus sueños.