This content is not available in your region

La frontera entre Polonia y Ucrania al borde del colapso por la llegada masiva de refugiados

Access to the comments Comentarios
Por Monica Pinna  & Euronews
euronews_icons_loading
El paso fronterizo de Medyka, Polonia, el 7 de marzo de 2022.
El paso fronterizo de Medyka, Polonia, el 7 de marzo de 2022.   -   Derechos de autor  AP / Visar Kryeziu

Hay un flujo imparable de ucranianos que cruzan la frontera para llegar a Polonia, que se ha convertido en el principal país receptor de refugiados. Más de un millón ha llegado a Polonia en los primeros diez días de guerra. El alcalde de la ciudad fronteriza polaca de Przemyśl, Wojciech Bakun, describe perfectamente la situación.

"No tenemos tiempo. Tenemos que acoger muy rápidamente a todas las personas de la frontera. Durante la noche las temperaturas son de dos o tres bajo cero, así que no podemos dejar a la gente congelada allí afuera. Así que es una situación difícil y probablemente será más difícil en un futuro cercano", dice a las cámaras de Euronews. 

Decenas de autobuses llegan aquí todos los días. Los refugiados reciben lo básico, comida y ropa. Tanya, una cocinera de Kiev, busca una chaqueta de inviernopara su hijo de 7 años antes de continuar su viaje.

"No pudimos tomar ninguna de nuestras pertenencias. Salimos demasiado rápido. Había bombas que explotaban. Daba mucho miedo. Mi hijo estaba muy asustado. Sólo echamos algunas cosas en la maleta y nos fuimos. Corrimos con las manos vacías", relata Tanya Andreeva. 

Además de alimentos y refugio, los refugiados vulnerables, en su mayoría mujeres y niños, necesitan protección.

"Cada persona que salga será registrada. Tendremos todos los datos y la información personal de las personas que recogen a los ucranianos, el apartamento, la dirección, todo; para que podamos tener el control sobre las per sonas que ofrecen un refugio en sus casas, porque sabemos que las jóvenes están desapareciendo. Hay individuos que intentan robarles todo, lo poco que llevan encima. Muchos llevan en una bolsa dinero y joyas, porque es todo lo que pudieron coger de casa. Entonces roban y los abandonan", asegura Agnieszka Falana, coordinadora de un centro de acogida en Przemyśl.

Se trata de la crisis de refugiados más súbita y grave desde la Segunda Guerra Mundial. A medida que se agrava el conflicto en Ucrania, las autoridades polacas afirman que esto es sólo el principio. Aunque los esfuerzos humanitarios locales parecen estar ya al límite, se esperaa que lleguen otros tres o cuatro millones de refugiados más.