This content is not available in your region

"Arderán en el infierno" por los crímenes de guerra en Mariúpol, dice el alcalde de la ciudad

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued  con AP
euronews_icons_loading
Una mujer embarazada herida baja las escaleras del hospital de maternidad dañado por los bombardeos en Mariupol, Ucrania, el miércoles 9 de marzo de 2022
Una mujer embarazada herida baja las escaleras del hospital de maternidad dañado por los bombardeos en Mariupol, Ucrania, el miércoles 9 de marzo de 2022   -   Derechos de autor  Evgeniy Maloletka/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

Pilas de escombros, ventanas reventadas y, sobre todo, madres aterrorizadas con sus bebés en brazos y mujeres embarazadas heridas siendo evacuadas por los servicios de emergencias. Es la escena de desolación que ha dejado el bombardeo ruso a un hospital materno infantil en Mariúpol.

La ciudad portuaria del sureste de Ucrania en la que se había establecido un alto el fuego para evacuar civiles está siendo uno de los principales objetivos de las tropas rusas. La evacuación allí ha sido imposible por ahora.

Hay al menos 17 heridos por el bombardeo tras el que el presidente Zelensky ha preguntado "¿hasta cuándo el mundo será cómplice ignorando el terror?" y ha vuelto a exigir el cierre del cielo sobre Ucrania.

Entre la conmoción internacional por el ataque contra civiles vulnerables e indefensos, las palabras del Primer Ministro británico, Boris Johnson, calificándolo de "depravado". Reino Unido, ha dicho, "está explorando más apoyo a Ucrania y haremos que Putin rinda cuentas por sus terribles crímenes".

Unos "crímenes de guerra" que el alcalde de la ciudad asediada de Mariúpol confía en que "serán castigados y los perpetradores arderán en el infierno".

El Ministerio de Defensa de Rusia, que ha negado desde el inicio de la ofensiva que sus objetivos sean civiles, ha informado de la destrucción de más de 2.800 objetos de infraestructura militar de Ucrania desde el inicio de la guerra.