This content is not available in your region

"Tsunami de buena voluntad": Huérfanos ucranianos son recibidos en centros de acogida de Lituania

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
"Tsunami de buena voluntad": Huérfanos ucranianos son recibidos en centros de acogida de Lituania
"Tsunami de buena voluntad": Huérfanos ucranianos son recibidos en centros de acogida de Lituania   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Andrius Sytas

TRAKAI, Lituania, 11 mar – Cuarenta y cuatro niños de un orfanato del este de Ucrania se instalaron la semana pasada en el centro turístico lituano de Trakai, tras un viaje de 36 horas en autobús a través del país bombardeado.

La agencia de las Naciones Unidas para los refugiados dijo que más de 2,3 millones de personas han huido de Ucrania desde que comenzó la guerra, al intensificarse los combates tras la invasión rusa, que Moscú califica de “operación especial”.

En el ostentoso centro turístico, cuyos grandes ventanales dan a un castillo medieval situado en una isla de un lago congelado, los niños, de entre dos y 18 años, se ayudan mutuamente a preparar el almuerzo en una mesa brillante, antes que los mayores se lleven a los niños inquietos a dormir.

En Ucrania, a los niños se les dijo que durmieran completamente vestidos en camas improvisadas en la planta baja de su orfanato desde que comenzó la acción rusa en el país, para que pudieran trasladarse rápidamente a los sótanos cuando las sirenas de los ataques aéreos sonaban cada pocas horas, dijo Sergei Drok, un sacerdote que fundó el orfanato.

“Querían bombardear la instalación militar cercana, pero todo acabó bien para nosotros. Sólo oímos pasar los misiles. Hacían un sonido silbante al pasar. Daba mucho miedo”, dice Aleksandra, de 14 años.

“Conduciendo hacia aquí, desde la ventanilla del autobús, vimos a la gente construyendo barricadas en las ciudades y eso también nos asustó”.

Durante el viaje de 1.600 kilómetros, Drok habló con los niños sin cesar sobre la guerra y lo que sucederá después. “No podía seguir con las respuestas, casi no las necesitaban, querían preguntar. Estas preguntas ya casi han desaparecido”.

Todos los días llegan a Lituania autobuses procedentes de la frontera ucraniano-polaca con niños, algunos en grupos procedentes de orfanatos, otros con su familia, otros en grupo y otros solos, dijo la defensora de los derechos de los niños del país, Ilma Skuodiene.

Se están habilitando locales en todo el país para grupos como el de Trakai y 500 familias se ofrecieron a cuidar de cualquier niño que llegue sin nadie que lo cuide.

“Me dijeron que sólo llevara una muda de ropa y nada más. Todos los niños pequeños lloraban al salir, ya que tuvieron que separarse de sus profesores. Pero ahora parecen felices”, dice Nazary, de 16 años.