This content is not available in your region

Preocupación de la OMS por la posible expansión de la COVID llevada por los refugiados ucranianos

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Preocupación de la OMS por la posible expansión de la COVID llevada por los refugiados ucranianos
Derechos de autor  AP Photo

Es la guerra y la COVID ha pasado para muchos a segundo plano. Los miles de refugiados ucranianos que cruzan a diario la frontera hacia Polonia no llevan mascarillas ni tienen obligación de presentar ningún certificado de vacunación.

La COVID no es la prioridad

La Organización Mundial de la Salud ha expresado su preocupación por la probable expansión del coronavirus llevada por una población poco inmunizada.

"Obviamente la COVID en este cruce fronterizo de Medika no es una prioridad", explica el jefe de la misión de búsqueda y rescate Jean-Claude Cordeau. "No es una prioridad para nosotros ni para los refugiados que llegan. Nos encontramos sobre todo con hipotermia en niños pequeños y tratamos casos urgentes para que puedan continuar su periplo".

Polonia, la gran primera escala

Polonia es el país por el han pasado la mayor parte de los dos millones y medio de ucranianos que la ONU estima han huido.

"En mi opinión la COVID era una verdadera enfermedad, pero después de que empezara la guerra en Ucrania la ha desaparecido, porque la guerra es un problema más global y peor para la humanidad", comenta Julia, una joven procedente de la localidad de Riwne.

Refugiados que deciden volver a casa

Tras tres semanas de guerra, hay algunos refugiados que, a pesar de todo, han decidido volver a casa. Es el caso de Klara Uliganich, una jubilada que llegó a Hungría con la primera oleada y que ha decidido regresar a Uzhhorod, en el oeste del país, contra el deseo desu familia que le pide que se quede.

"Siento algo que es difícil de traducir en palabras, no puedo decirlo. Yo nací allí, ese es mi hogar. Tuvimos que marcharnos, pero ahora estoy intentando regresar y ver qué está pasando. Mis hijos no querían que volviera, pero estoy decidida. Estoy segura de que Putin no me estará esperando con flores".

Hungría, con diez millones de habitantes, es el segundo país receptor de refugiados. Ha acogido por el momento a más de 235 000.