This content is not available in your region

Bélgica prevé que lleguen 200 000 refugiados ucranianos

Access to the comments Comentarios
Por Christopher Pitchers
euronews_icons_loading
Bélgica prevé que lleguen 200 000 refugiados ucranianos
Derechos de autor  Olivier Matthys/AP

La llegada de refugiados ucranianos a Bélgica está siendo masiva. El primer punto de registro que existía en el país ya se ha quedado pequeño para acoger a las personas que huyen de la guerra provocada por Rusia y el gobierno de Bélgica ha tenido que abrir otra sede.

La nueva instalación se encuentra a las afueras de Bruselas y cuenta con 40 mostradores. Un número que se espera que sea suficiente para poder hacer frente a los aproximadamente 200.000 refugiados que se prevé que lleguen al país. ¿Está Bélgica preparada? “Sí, haremos el máximo", explica Dominique Ernould, la portavoz de la Oficina Belga para Extranjeros. "La movilización ciudadana también es importante. La agencia federal para la acogida de los solicitantes de asilo todavía está tratando de aumentar su capacidad de recepción. El gobierno también va a hacer todo lo posible para poner la mayor infraestructura posible a disposición de las personas desplazadas al menos durante el tiempo que dure esta protección temporal”, apunta Ernould.

Este centro en Bruselas es la única instalación en el país en la que los refugiados ucranianos se pueden registrar. Lo que se traduce en largas esperas.

Abrió sus puertas el lunes, y después de largas colas iniciales, ahora las cosas parecen más tranquilas. Pero las personas que vienen de Ucrania solo quieren volver a tener una vida normal.

"Estamos muy agradecidos con la gente de Bélgica porque todos son muy amables y nos apoyan mucho y esperamos que todo esté bien porque... cuando empiezo a recordar mi casa y a mi marido que se quedó allí, empiezo a llorar. ..pero de todas maneras espero que todo salga bien...", relata Tanya, una refugiada ucraniana que está esperando para inscribirse. "Miplan es registrarme, encontrar un trabajo y tener una vida normal, solo trabajar, que mis hijos vayan a la escuela y trabajar aquí. No quiero simplemente quedarme sentada esperando porque nadie sabe cuánto tiempo durará".

El proceso es parte de la directiva de protección temporal que la UE tenía en un cajón desde 2001 y ha activado recientememente y que otorga a los refugiados permiso de residencia y de trabajo. Un recibimiento que no tuvieron los ciudadanos sirios o afganos.