This content is not available in your region

¿Cómo es la vida de los occidentales en Rusia en medio de la guerra en Ucrania?

Access to the comments Comentarios
Por Hannah McCarthy
Unas personas almuerzan en un restaurante McDonald's junto al Kremlin en Moscú el 10 de marzo de 2022.
Unas personas almuerzan en un restaurante McDonald's junto al Kremlin en Moscú el 10 de marzo de 2022.   -   Derechos de autor  AFP

Hace un mes, Mark*, un profesor británico en Moscú, estaba haciendo planes de vacaciones con sus amigos expatriados.

Días después, el Presidente ruso Vladimir Putin ordenó la entrada de tropas en Ucrania y todo cambió.

Mark dice que la mayoría de sus amigos expatriados -incluidos aquellos con los que estaba haciendo planes de viaje- se han marchado.

"He hablado con gente que lleva años aquí y tiene familia y ha pasado por muchas cosas, pero la invasión ucraniana es demasiado", dice Mark, que se mudó a Rusia a finales de 2019. "Aunque haya una sensación de estar protegidos en Moscú, el riesgo que sienten que corren es en relación con la guerra", dijo. "Con eso no se juega".

No hay cifras de cuántos expatriados se han ido, pero muchas de las personas con las que habló Euronews dijeron que la mayoría de los extranjeros que conocían se habían ido en el último mes.

Rumores de ley marcial

Mientras que muchos ucranianos han visto sus vidas destrozadas por la guerra y los desplazamientos en las últimas cuatro semanas, la vida cotidiana en la capital rusa ha continuado en gran medida con normalidad. Los colegios de Moscú están abiertos, el metro funciona y los trabajadores acuden a sus oficinas.

"Ningún ruso podría imaginarse que alguien atacara Rusia", afirma Sebastien*, un alemán residente en Moscú desde hace mucho tiempo que trabaja en una empresa de contabilidad. "En términos de seguridad cotidiana, no creo que tengan ningún miedo real".

Mark, sin embargo, dijo que la gente está nerviosa por la imposición de la ley marcial, que probablemente implicaría el cierre de las fronteras rusas, el reclutamiento de hombres jóvenes rusos y aún más poderes para que el Estado censure la información pública.

Hugh McEnaney, originario de Armagh (Irlanda del Norte), vive con su esposa rusa en Moscú desde 2007, donde dirige un negocio de enseñanza y entrenamiento de inglés.

"Mi casa, mi negocio y mi vida están aquí, no quiero que mi hijo viva con una maleta y coma en un hotel en Turquía", dijo Hugh.

"Pero si hay ley marcial, me iré rápidamente".

Credit: AP Photo
La policía detiene a un manifestante durante una acción contra el ataque de Rusia a Ucrania en San Petersburgo, Rusia, el miércoles 2 de marzo de 2022Credit: AP Photo

Protestas

Mark ha evitado el centro de Moscú, donde se han producido protestas contra la guerra. "La gente está siendo arrestada a diestra y siniestra", dice. "No es seguro".

Según OVD-Info, una ONG independiente que vigila la persecución política en Rusia, más de 13.000 personas han sido detenidas en las protestas contra la guerra en toda Rusia desde el 24 de febrero.

Sebastien dice que le sorprendió que alguien fuera a las protestas contra la guerra: "Cualquiera que salga será detenido, no hay ninguna duda al respecto".

"Te van a detener, y no sabes realmente cuáles son las consecuencias a largo plazo de eso en términos de prisión, cargos penales o pérdida de tus trabajos. Si te detuvieran, ¿qué pasaría con tus hijos?", dijo.

Censura de los medios de comunicación

Para impedir que se difunda la información sobre la invasión de Ucrania, las autoridades rusas han cerrado la mayoría de las redes sociales, así como los restantes medios de prensa libres a los que el Kremlin había permitido seguir trabajando.

Sin una VPN (una red privada virtual) que disimule la ubicación del usuario, cualquier persona en Rusia ya no puede acceder a Facebook, Twitter o Instagram.

"El joven medio de 20 o 30 años que vive en Moscú, San Petersburgo o Kazán probablemente pueda estar al día de lo que Occidente dice sobre el conflicto o "la operación especial", y probablemente sea consciente de que hay más pérdidas de las que se informan", dijo Sébastien.

"Pero", añadió, "si hablamos del hombre medio -los millones y millones de personas que viven en ciudades y pueblos más pequeños de Rusia- su único acceso a las noticias serán las noticias y los periódicos estatales. Así que su acceso a los medios de comunicación será mucho más limitado".

AFP
La editora rusa de Channel One, Marina Ovsyannikova, sostiene un cartel en el que se puede leer "Alto a la guerra. No te creas la propaganda. Aquí te mienten".AFP

Sistema bancario sancionado

Tras la invasión, la UE impuso sanciones a Rusia y prohibió a varios bancos rusos utilizar el sistema SWIFT, que sustenta las transacciones bancarias internacionales.

Como consecuencia de las medidas económicas, el rublo ruso ha perdido un tercio de su valor desde que comenzó la invasión de Ucrania. Mientras que las tarjetas bancarias extranjeras y las plataformas de pago como Apple Pay y Google Pay ya no pueden utilizarse en Rusia.

"Primero el banco central dijo que la gente no podía retirar dólares estadounidenses, luego dijeron que no se podían comprar dólares estadounidenses sin una gran comisión, y luego hubo restricciones en las retiradas de rublos", dijo Sébastien.

Cuando Mark se dio cuenta de que su tarjeta bancaria británica ya no funcionaba en Moscú, retiró la mayor parte de sus rublos de su cuenta bancaria en Rusia.

Muchos de sus amigos no actuaron con la misma rapidez y no han podido retirar dinero en efectivo debido a los límites establecidos por el banco central ruso: "todos tienen una historia sobre cómo les ha afectado".

Precios en aumento y límites de compra en los supermercados

Los supermercados han impuesto límites al número de artículos que un comprador puede adquirir. "No puedes comprar 100 paquetes de azúcar o 25 paquetes de pasta", dice Sébastien, "están intentando suavizar cualquier concepto de la gente que prueba a granel".

"Los precios en las tiendas suben casi a diario", señala. "Incluso los productos básicos -patatas, zanahorias, coles, carne- son un claro porcentaje más altos. Quise comprar una cocina de gas y subió un 40% en un par de días".

"Creo que el gobierno ruso subirá muy rápidamente los sueldos de la gente, las pensiones, los pagos de la seguridad social y otros pagos porque la gente vive de ellos", dice. "El pensionista medio que cobra 10.000 rublos no puede sobrevivir con ello si los precios siguen subiendo".

"No tengo demasiado pánico, pero estoy haciendo planes", dice Hugh. "La mayor parte de mis ingresos son en rublos y no pienso seguir cobrando en rublos".

"Hay muchos negocios que sencillamente cerrarán porque no pueden comprar nuevas existencias", dice Sébastien. "Habrá un descenso importante de las importaciones y varias tiendas tendrán que cerrar".

foto

Las empresas internacionales han cortado sus vínculos con Rusia

Tras el régimen de sanciones impuesto por los países occidentales a Rusia, empresas internacionales de todos los sectores han decidido cortar sus vínculos con Rusia, como Apple, BP, Ikea, General Motors y McDonald's.

Estos cierres han perjudicado a jóvenes rusos con estudios, como Ksenia, que trabajaba en la sucursal moscovita de una empresa británica de servicios profesionales.

"Un fotógrafo acababa de tomar mi nueva foto de trabajo", dice, "y una semana después me dijeron que la oficina cerraba".

"El ruso medio es bastante pobre, no tiene mucha educación y está muy acostumbrado a vivir del campo", señala Sébastien. "Millones de personas viven en pueblos pequeños, y tienen gallinas, perros y conejos y siembran patatas".

"Obviamente, la guerra podría cambiar muchas cosas, pero el cierre de McDonald's no va a cambiar mucho la vida del hombre medio".

Apoyo a Putin

Ksenia dice que sabe "con certeza" que la mayoría de los rusos están en contra de la guerra, pero Hugh y Sébastien tienen perspectivas diferentes.

"Desde mi punto de vista, los rusos son muy partidarios de Putin y de lo que hace", dice Hugh. "Imagino que eso ha bajado un poco ahora, pero la gente mayor de aquí le tiene mucho respeto".

"Los rusos no suelen preocuparse", dijo Sébastien. "Suelen decir: 'Ya hemos pasado por guerras, ya hemos pasado por crisis, ya hemos pasado por la perestroika, y esto es sólo otra cosa que hay que pasar. El líder decidirá, veremos a dónde va, y lo superaremos".

*Debido a la situación de seguridad en Rusia, algunos nombres de este artículo han sido cambiados.