This content is not available in your region

España | Sánchez presenta un plan de 6 000 millones de euros contra la crisis

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, durante la presentación del plan
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, durante la presentación del plan   -   Derechos de autor  AFP

En línea con las medidas que están tomando otros gobiernos europeos, como el francés o el alemán, España ha anunciado este lunes un plan de 6000 millones de euros para reducir el impacto de la inflación y la explosión de los precios de los combustibles y la electricidad.

Entre las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está una bajada de 20 céntimos del precio de los carburantes, y toda una serie de medidas sociales, como la imposición de límites a los despidos y al aumento de los alquileres.

"El plan de respuesta que aprobará mañana el Consejo de Ministros y que va a durar hasta el próximo 30 de junio, tendrá un coste aproximado de 6 000 millones de euros en ayudas directas y rebajas de impuestos, además de 10 000 millones de euros en créditos ICO para amortiguar el impacto de la crisis sobre las familias, las empresas de nuestro país", explicó Sánchez. 

_"El Gobierno efectuará una bonificación mínima de 0,20 € en cada litro de combustible hasta el 30 de junio. El Gobierno aplicará una rebaja de 0,15 € y las petroleras un mínimo de 0,05 € (...) _

Las empresas podrán acudir a los ERTE y las revisiones de los alquileres se limitarán al dos por ciento

En segundo lugar, en el ámbito laboral vamos a tomar medidas para proteger el empleo, evitando el despido y además, las empresas podrán acudir a medidas de flexibilidad interna, como los ERTES, que tan bien han funcionado durante la pandemia"

En materia de vivienda y de forma excepcional para evitar subidas elevadas que perjudiquen a las familias arrendatarias,las revisiones de los alquileres durante los próximos tres meses tendrán un límite del 2%", señaló. 

De este modo el Gobierno español extiende la rebaja del precio de los combustibles, decidida en principio para los transportistas, a todos los ciudadanos. La bajada del precio se aplicará directamente en las estaciones de servicio. El plan también contempla medidas para contener la factura eléctrica.

Todo esto ocurre en medio de un ambiente altamente inflamable en España, con manifestaciones por el aumento generalizado de los precios y parte de los transportistas parados, lo que ha provocado el cierre de empresas, por falta de suministros, así como la ausencia de algunos productos en los supermercados.