This content is not available in your region

Nuevo intento en Turquía de poner fin a la guerra de Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Turquía acoge las conversaciones entre negociadores rusos y ucranianos
Turquía acoge las conversaciones entre negociadores rusos y ucranianos   -   Derechos de autor  AP Photo

Los negociadores de Rusia y Ucrania se encuentran en Estambul para una nueva ronda de conversaciones prevista para este martes y miércoles y destinada a poner fin a la guerra. La neutralidad de la exrepública soviética y el estatus de las zonas disputadas en el este podrían estar sobre la mesa, pero con la invasión rusa prácticamente estancada, es poco probable que Kiev haga concesiones sobre la integridad territorial.

Turquía, miembro de la OTAN, hace de anfitrión, ya que mantiene estrechas relaciones con ambos países y su presidente, Recep Tayip Erdogan, se muestra optimista: "Nos reuniremos brevemente con las delegaciones antes de su encuentro. Puedo decir que los contactos telefónicos que mantenemos con el señor Putin y el señor Zelensky van en una dirección positiva".

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, era menos optimista el lunes y descartó que ahora sea el momento de un encuentro entre los presidentes de su país y la ex república soviética: "La crisis en Ucrania, el conflicto dentro de Ucrania, se ha estado gestando durante tantos tiempo, todos estos años, que se han acumulado un gran número de problemas, por lo que sólo reunirse e intercambiar opiniones sobre lo que se piensa y creo, sería simplemente contraproducente ahora."

Sobre el terreno, una anciana ha llegado a Kiev aliviada por haber huido de los bombardeos de la cercana ciudad de Irpin. El alcalde de esta última urbe ha declarado que las fuerzas ucranianas han recuperado el control tras haber expulsado a los soldados rusos. Irpin ha sido uno de los principales escenarios de combates cerca de la capital.

La situación es muy diferente en la sitiada Mariupol, donde unos 160.000 civiles siguen atrapados sin comida, agua ni medicinas. Al menos 5000 personas han muerto allí.