This content is not available in your region

WIDER IMAGE-Nuevo frente en guerra Etiopía desplaza a miles y acaba con esperanzas de conversaciones de paz

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
WIDER IMAGE-Nuevo frente en guerra Etiopía desplaza a miles y acaba con esperanzas de conversaciones de paz
WIDER IMAGE-Nuevo frente en guerra Etiopía desplaza a miles y acaba con esperanzas de conversaciones de paz   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Giulia Paravicini

AFDERA, 30 mar – Un nuevo frente en la guerra de Etiopía en la región de Afar pone en peligro los esfuerzos para lograr conversaciones de paz, dijeron tres funcionarios regionales y tres diplomáticos, mientras que un alto el fuego declarado la semana pasada puede haber sido violado en algunos lugares.

El estallido de violencia en Afar este año se produjo después de que los combates en las regiones vecinas de Tigray y Amhara llegaran a un punto muerto y mientras se aceleraban los movimientos para que el gobierno de Addis Abeba y los rebeldes de Tigrayan aceptaran negociaciones de paz.

“No puede haber paz en Etiopía mientras haya combates en Afar”, dijo Mussa Ibrahim, líder de un clan en Erepti, uno de los seis distritos de Afar actualmente ocupados por las fuerzas de Tigrayan.

(Para ver un paquete de imágenes haga clic en https://reut.rs/3INQWYC)

El jueves, Etiopía anunció un alto el fuego unilateral, el segundo en ser convocado en un conflicto de 16 meses que ha desplazado a millones de personas y ha sumido a cientos de miles en condiciones de hambruna.

Pero el comisionado de policía de Afar, Ahmed Harif, dijo a Reuters el lunes que los combates estaban en curso en dos de los seis distritos ocupados por los combatientes de Tigrayan, y que había una acumulación “significativa” de fuerzas de Tigrayan a lo largo de la frontera.

Dos trabajadores humanitarios confirmaron los enfrentamientos.

Getachew Reda, un portavoz del Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF), que lucha contra el gobierno, negó que hubiera enfrentamientos en esas áreas. No comentó sobre las acusaciones de un despliegue militar.

El TPLF dijo anteriormente que observaría el alto el fuego si la ayuda se entregaba rápidamente.

La última vez que el gobierno declaró un alto el fuego unilateral en julio, luego de meses de batallas que obligaron a los militares a abandonar Tigray, el TPLF lo descartó como una “broma” y continuó luchando, diciendo que no se habían cumplido las condiciones clave para la paz.

Las fuerzas TPLF y Afar disputan quién inició la ronda de combates más reciente en la región nororiental, que estalló a mediados de enero. El Gobierno regional estima que 300.000 personas han tenido que abandonar sus hogares.

El TPLF dice que estaban respondiendo a los ataques contra Tigray por parte de las fuerzas y aliados de Afar, mientras que los funcionarios de Afar dicen que las fuerzas de Tigrayan fueron los agresores.

Entre los que huyeron de la violencia estaba Ayisha Ali, cuya ciudad natal de Berhale fue atacada a inicios de febrero.

En un almacén que sirve como campamento rudimentario para desplazados en Afdera, a unos 130 kilómetros al sureste de su casa, dijo que no sabía qué había pasado con sus siete hijos, luego de que su familia se dispersara en medio del caos.

Otros doce parientes murieron cuando sus chozas fueron alcanzadas por explosiones, aseguró. Entre ellos estaban su hermana, los cinco hijos de su hermana y una prima embarazada. Ayisha culpó a las fuerzas de Tigrayan.

“Ni siquiera pudimos enterrarlos; sus cuerpos estaban hechos pedazos”, dijo a Reuters. “Las armas pesadas nos estaban disparando y nosotros… huimos”.

Dos vecinos, hablando en el campamento, también describieron intensos combates y muertes de civiles. Reuters no pudo verificar de forma independiente los relatos de Ayisha o de sus vecinos.

Getachew, el portavoz del TPLF, no respondió a las preguntas sobre el asesinato de civiles en Berhale y en otros lugares de Afar. El grupo ha negado previamente haber atacado a civiles.