This content is not available in your region

Equipos de la Cruz Roja van camino a Mariúpol, pero sin ayuda

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Equipos de la Cruz Roja van camino a Mariúpol, pero sin ayuda
Equipos de la Cruz Roja van camino a Mariúpol, pero sin ayuda   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Emma Farge

GINEBRA, 1 abr – El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) está enviando personal a la asediada ciudad portuaria ucraniana de Mariúpol y espera que las evacuaciones de miles de civiles puedan comenzar el viernes, dijo un portavoz en una reunión informativa con los medios.

La ciudad está cercada desde los primeros días de la invasión rusa de Ucrania que comenzó el 24 de febrero. Un intento anterior de la Cruz Roja de acceder a ella a principios de marzo fracasó porque la ruta se consideró insegura y se reanudó el conflicto.

“Tenemos permiso para movernos hoy y estamos de camino a Mariúpol”, dijo el portavoz del CICR, Ewan Watson. “Tenemos la esperanza de que (la operación de paso seguro) comience hoy”.

El equipo de la Cruz Roja, formado por tres autos con nueve operarios, tiene como objetivo liderar un convoy de unos 54 autobuses ucranianos y varios vehículos privados para salir de la ciudad, donde hasta 170.000 personas están sin electricidad y tienen poca comida, según el alcalde.

Watson subrayó que la operación fue aprobada por ambas partes, pero que el organismo aún está ultimando algunos detalles clave, como el momento exacto y el destino, que será un lugar indeterminado de Ucrania.

“Organizar este convoy de paso seguro ha sido y sigue siendo extremadamente complejo”, afirmó.

A la Cruz Roja no se le permitió llevar ayuda humanitaria en el convoy, y partió sin los suministros médicos y de otro tipo que había preparado en la ciudad de Zaporiyia, indicó.

“Por el momento no tenemos permiso para llevar ayuda con nosotros, pero es algo que seguiremos intentando hacer en los próximos días”, añadió sin dar más detalles. “La situación es horrenda y se está deteriorando. Ahora es un imperativo humanitario que se permita la salida de la gente y la entrada de suministros de ayuda”.