This content is not available in your region

"Me equivoqué con Putin", admite el escarmentado presidente alemán

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
"Me equivoqué con Putin", admite el escarmentado presidente alemán
"Me equivoqué con Putin", admite el escarmentado presidente alemán   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

BERLÍN, 4 abr – El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, durante mucho tiempo defensor del acercamiento de Occidente a Rusia, expresó su arrepentimiento por haber mantenido esta postura, diciendo que sus años de apoyo al gasoducto Nord Stream 2 habían sido un claro error.

Steinmeier, un socialdemócrata que fue ministro de Asuntos Exteriores de la canciller Angela Merkel antes de ser elevado a la presidencia, dijo que la invasión rusa de Ucrania supone que él y otros deben reconocer honestamente lo que han hecho mal.

“Mi adhesión al Nord Stream 2 fue claramente un error”, dijo. “Nos aferramos a un puente en el que Rusia ya no creía y del que otros socios nos habían advertido”.

Steinmeier fue un miembro destacado de un ala de su Partido Socialdemócrata, liderado por el ex canciller Gerhard Schroeder, que argumentaba que los estrechos lazos económicos con Rusia eran una forma de anclarla dentro de un sistema global orientado a Occidente.

El gasoducto Nord Stream 2, ahora cancelado, que según los críticos habría debilitado a Ucrania al dejarla fuera del negocio del tránsito energético, era una pieza central de esa estrategia.

Esto ha desencadenado una creciente reacción en Alemania, con críticas en las redes sociales que comparten fotos de el político alemán abrazando cariñosamente al ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, algo que el embajador de Ucrania, Andrij Melnyk, ha criticado abiertamente.

Cuando Steinmeier organizó un “concierto solidario” para Ucrania, Melnyk tuiteó sarcásticamente que los únicos solistas parecían ser rusos. “Una afrenta”, escribió. “Lo siento, no voy a ir”.

El presidente de Alemania está llamado a ser una figura unificadora que se sitúa por encima de la política cotidiana, que goza de autoridad moral para exhortar a los ciudadanos a un mejor comportamiento.

“No hemos conseguido construir una casa común europea”, dijo Steinmeier. “No creí que Vladimir Putin abrazara la completa ruina económica, política y moral de su país en aras de su locura imperial”, añadió.

“En esto, yo, como otros, estaba equivocado”.