This content is not available in your region

Shanghái suaviza la separación de menores pero amplía el confinamiento por COVID

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Shanghái suaviza la separación de menores pero amplía el confinamiento por COVID
Shanghái suaviza la separación de menores pero amplía el confinamiento por COVID   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

SHANGHÁI, 6 abr – Shanghái hizo el miércoles algunas concesiones respecto a una política de separación de niños muy poco popular en un gesto a la creciente frustración de la población, pero amplió un confinamiento que ha dejado a algunos residentes con dificultades para comprar comida.

El confinamiento de la ciudad más poblada de China, que comenzó en algunas partes de Shanghái hace 10 días y desde entonces se ha ampliado para recluir a la práctica totalidad de sus 26 millones de residentes en sus casas, ha perturbado masivamente la vida cotidiana y los negocios.

Las críticas de la opinión pública sobre las restricciones, que forman parte de la estrategia de Pekín de eliminación del COVID-19, han ido desde las quejas por el hacinamiento y la insalubridad de los centros de cuarentena hasta las dificultades para comprar alimentos o acceder a tratamientos médicos.

Pero la norma más polémica ha sido la práctica de Shanghái de separar de sus padres a los menores que den positivo, una medida que saltó a la palestra el sábado y desencadenó una ira generalizada en todo el país.

Ante estas críticas, el Gobierno de Shanghái dijo hace dos días que flexibilizaría ligeramente la norma para permitir que los padres acompañen a sus hijos si también están infectados. Sin embargo, los menores seguirán siendo separados de los padres que no sean hayan dado positivo, lo que ha provocado nuevas quejas.

El miércoles, un responsable sanitario de Shanghái dijo que los tutores de los menores con necesidades especiales infectados por COVID-19 podrán solicitar acompañarlos, pero tendrán que cumplir ciertas normas y firmar una carta en la que declararan ser conscientes de los riesgos.

No proporcionó más detalles y el Gobierno de Shanghái no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios para aclarar la situación.

Los comentarios provocaron un alivio generalizado entre la población, especialmente entre los progenitores, aunque algunos cuestionaron por qué sigue siendo necesario solicitarlo. Un ‘hashtag’ sobre el tema en la plataforma de medios sociales Weibo de China atrajo más de 40 millones de visitas en la tarde del miércoles.

“Esto es lo correcto, llevar a cabo la gestión de una manera humana”, decía un comentario de Weibo con muchos ‘me gusta’.