This content is not available in your region

Ucrania se prepara para una nueva ofensiva rusa mientras Moscú rechaza las acusaciones de violaciones

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Ukraine braces for new Russian offensive as Moscow dismisses rape allegations
Ukraine braces for new Russian offensive as Moscow dismisses rape allegations   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Maria Starkova

LEÓPOLIS, Ucrania, 12 abr – Ucrania pidió más armas a Occidente para ayudarla a poner fin al asedio de Mariúpol y rechazar una esperada ofensiva rusa en el este, al tiempo que surgieron más informes sobre violaciones y brutalidad contra civiles ucranianos por parte del ejército ruso.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijo en un discurso televisado a última hora del lunes que Rusia podría recurrir a las armas químicas al acumular tropas en la región oriental del Dombás para un nuevo asalto al puerto de Mariúpol, donde se cree que han muerto miles de personas bajo un asedio de casi siete semanas. 

“Cuando se trata de las armas necesarias, seguimos dependiendo de los suministros, de nuestros socios. Lamentablemente, no estamos recibiendo todo lo que necesitamos para terminar esta guerra más rápidamente… En particular, para levantar el bloqueo de Mariúpol”, dijo.

El primer líder de la Unión Europea que se reunió con el presidente ruso Vladimir Putin en persona desde que lanzó su denominada “operación especial”, el canciller austriaco Karl Nehammer, dijo tras las conversaciones mantenidas el lunes en Moscú que se estaba “preparando una ofensiva en el este a gran escala”.

Tras sufrir grandes pérdidas y retirar sus fuerzas de los suburbios de Kiev, Rusia ha vuelto su mirada hacia el Dombás, donde exige que Ucrania ceda el control a los combatientes separatistas. La captura de Mariúpol permitiría a Moscú intentar rodear a la principal fuerza ucraniana en el este.

La salida de las fuerzas rusas de las afueras de Kiev ha sacado a la luz estremecedoras acusaciones de crímenes de guerra, como ejecuciones y violaciones de civiles. Moscú rechaza las acusaciones como provocaciones ucranianas y occidentales y también ha acusado a las fuerzas ucranianas de violencia sexual.

La diplomática de la ONU, Sima Bahous, declaró el lunes ante el Consejo de Seguridad que, aunque todas las acusaciones deben ser investigadas de forma independiente, “la brutalidad mostrada contra los civiles ucranianos ha disparado todas las alarmas”.

“Cada vez tenemos más noticias de violaciones y violencia sexual”, dijo. 

Kateryna Cherepakha, presidenta del grupo de derechos La Strada-Ukraine, dijo al Consejo a través de un vídeo: “Sabemos y vemos y queremos que escuchen nuestras voces que la violencia y las violaciones son utilizadas ahora como arma de guerra por los invasores rusos en Ucrania”.

El embajador adjunto de Rusia en la ONU negó las acusaciones y acusó a Ucrania y sus aliados de “una clara intención de presentar a los soldados rusos como sádicos y violadores”.

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo que el Gobierno de Ucrania estaba siendo dirigido por Estados Unidos para sembrar pruebas falsas de la violencia rusa contra los civiles a pesar de unas “medidas sin precedentes de Moscú para salvar a los civiles.”

“Estados Unidos, que tiene muchos años de experiencia en la organización de provocaciones con víctimas humanas, continúa su campaña para crear y promover ‘pruebas falsas’”, dijo el ministerio.

La vice primera ministra ucraniana acusó a Rusia de retener a civiles, entre ellos periodistas, activistas y cargos electos, en prisiones en territorio ruso. Reuters no pudo verificar la acusación. 

PRESIÓN DE ESTADOSUNIDOS

Putin tiene previsto reunirse el martes con el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, para tratar la situación en Ucrania y las sanciones occidentales, según informaron las agencias de noticias de Rusia y Bielorrusia. Bielorrusia es una zona de paso clave para las fuerzas rusas. 

Estados Unidos ha intentado presionar a Putin para que retire sus fuerzas prohibiendo el petróleo y el gas rusos y animando a sus aliados a seguir su ejemplo.

Pero las potencias mundiales, incluidas China e India, se han abstenido de sancionar a Rusia. Atraída por los grandes descuentos en el petróleo, India ha comprado más crudo ruso desde el inicio de la invasión del 24 de febrero que en todo el año pasado, según datos recopilados por Reuters. 

En una videollamada, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo al primer ministro indio, Narendra Modi, “muy claramente que no les interesa” aumentar la dependencia de la energía rusa, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Durante una breve parte de la llamada abierta a los periodistas, Modi dijo que había sugerido en recientes conversaciones con Rusia que Putin y Zelenski mantuvieran negociaciones directas.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo que Moscú no detendría los combates para una nueva ronda de conversaciones de paz, que se convocaron por última vez el 1 de abril.

El Ministerio de Defensa británico dijo que los bombardeos rusos continuaban en el Dombás, pero que las fuerzas ucranianas habían rechazado varios asaltos y destruido tanques, vehículos y equipos de artillería rusos.

El gobernador de otra región oriental, Luhansk, dijo a la televisión ucraniana que los bombardeos aumentaban día a día e instó a todos los civiles a evacuar.

Francia declaró persona non grata a seis agentes rusos que se hacían pasar por diplomáticos, después de que una investigación de los servicios de inteligencia nacionales concluyera que trabajaban contra los intereses nacionales franceses.