This content is not available in your region

Inquietud por el posible uso de armas químicas en la batalla por Mariúpol

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Ucrania está comprobando informes no verificados de que Rusia utilizó armas químicas en Mariúpol
Ucrania está comprobando informes no verificados de que Rusia utilizó armas químicas en Mariúpol   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Maria Starkova

LEÓPOLIS, 12 abr -Grupos de civiles huían el martes de las zonas del este de Ucrania en previsión de una ofensiva rusa, mientras Kiev afirmaba que estaba comprobando informaciones según las cuales las fuerzas rusas habían utilizado armas químicas en la asediada ciudad portuaria de Mariúpol.

La batalla por Mariúpol estaba llegando a una fase decisiva, y soldados ucranianos se habían refugiado en el distrito industrial de Azovstal.

Grupos de civiles huían el miércoles de las zonas del este de Ucrania en previsión de una ofensiva rusa, mientras Kiev afirmaba que estaba comprobando informaciones según las cuales las fuerzas rusas habían utilizado armas químicas en la asediada ciudad portuaria de Mariúpol.

La batalla por Mariúpol estaba llegando a una fase decisiva, y los marineros ucranianos se habían refugiado en el distrito industrial de Azovstal.

Si los rusos se apoderan de Azovstal, tendrán el control total de Mariúpol, nexo de unión entre las zonas controladas por los rusos al oeste y al este. La ciudad ya ha sido devastada por semanas de bombardeos rusos que posiblemente han matado a miles de civiles.

La viceministra de Defensa, Hanna Maliar, dijo que el Gobierno estaba comprobando informaciones no verificadas de que Rusia podría haber utilizado armas químicas durante el asedio a Mariúpol.

“Existe la teoría de que podría tratarse de municiones de fósforo”, dijo Maliar en declaraciones televisadas.

El presidente Volodímir Zelenski había dicho el lunes por la noche que Rusia podría recurrir a las armas químicas mientras acumula tropas en la región oriental del Dombás para un nuevo asalto a Mariúpol. No dijo si realmente se habían utilizado.

Estados Unidos y Reino Unido dijeron que estaban tratando de verificar las informaciones. Si Rusia había utilizado armas químicas, “todas las opciones están sobre la mesa” como respuesta, dijo en Londres el ministro de Defensa británico James Heappey.

El Ministerio de Defensa ruso aún no ha respondido a una petición de Reuters para que haga comentarios. Las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia en el este negaron haber utilizado armas químicas en Mariúpol, según informó la agencia de noticias Interfax.

Sin embargo, en caso de que sea así, supondría un nuevo y peligroso desarrollo en una guerra que ya ha dejado un reguero de muerte y destrucción desde que el presidente ruso Vladimir Putin ordenara a sus tropas traspasar la frontera el 24 de febrero.

Alrededor de una cuarta parte de los 44 millones de habitantes de Ucrania se han visto obligados a abandonar sus hogares, algunas ciudades se han convertido en escombros y miles de personas han muerto o resultado heridas, muchas de ellas civiles.

Putin califica la acción de “operación militar especial” para desmilitarizar y “desnazificar” Ucrania, pero ha provocado la condena y la alarma en Occidente, que ha impuesto un amplio abanico de sanciones para exprimir la economía rusa.

Después de que sus tropas quedaran empantanadas ante la resistencia ucraniana, los rusos abandonaron por ahora su intento de tomar la capital, Kiev. Pero están redoblando sus esfuerzos en el este y las fuerzas ucranianas se atrincheran para hacer frente a una nueva ofensiva.

“Da mucho más miedo quedarse y arder mientras duermes por un proyectil ruso”, escribió en las redes sociales. “Evacuen, cada día la situación empeora. Lleven sus artículos esenciales y diríjanse al punto de recogida”.

En total, se han acordado nueve corredores humanitarios para el martes, incluido uno para coches particulares desde Mariúpol, dijo la vice primera ministra Irina Vereshchuk.

En su informe matutino sobre el conflicto, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania dijo que, además de intentar tomar el control de Mariúpol, el ejército ruso también pretendía capturar Popasna, una ciudad situada a unas dos horas de camino al oeste de Luhansk, y se disponía a lanzar una ofensiva en dirección a Kurajove, en la región de Donetsk.

El ejército ucraniano dijo que sus tropas habían rechazado los ataques tanto en Luhansk como en Donetsk.

El presidente Zelenski pidió durante la noche más armas a Occidente para ayudarle a poner fin al asedio de Mariúpol y rechazar la previsible ofensiva rusa en el este.

“Desgraciadamente no estamos recibiendo todo lo que necesitamos para acabar más rápido con esta guerra… en particular, para levantar el bloqueo de Mariúpol”, dijo.

CRÍMENES DE GUERRA

La salida de las fuerzas rusas de las afueras de Kiev sacó a la luz las acusaciones de crímenes de guerra, como ejecuciones y violaciones de civiles. Moscú rechaza las acusaciones como provocaciones ucranianas y occidentales y también ha acusado a las fuerzas ucranianas de violencia sexual.

Sima Bahous, alto dirigente de la ONU, declaró el lunes ante el Consejo de Seguridad de la ONU que, aunque todas las acusaciones deben ser investigadas de forma independiente, “la brutalidad mostrada contra los civiles ucranianos ha levantado todas las banderas rojas”.

“Cada vez tenemos más noticias de violaciones y violencia sexual”, afirmó.

Katerina Cherepaja, presidenta del grupo de derechos La Strada-Ucrania, dijo al consejo a través de un vídeo: “La violencia y las violaciones son utilizadas ahora como arma de guerra por los invasores rusos en Ucrania”.

El embajador adjunto de Rusia en la ONU negó las acusaciones y acusó a Ucrania y sus aliados de “una clara intención de presentar a los soldados rusos como sádicos y violadores”.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que el Gobierno de Ucrania estaba siendo dirigido por Estados Unidos para sembrar pruebas falsas de la violencia rusa contra los civiles, a pesar de lo que calificó como “medidas sin precedentes de Moscú para salvar a los civiles”.

Putin tiene previsto reunirse el martes con el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, para hablar de Ucrania y de las sanciones occidentales, según informaron las agencias de noticias de Rusia y Bielorrusia. Bielorrusia es una zona clave para las fuerzas rusas.