This content is not available in your region

El difícil equilibrio de Serbia entre Moscú y Bruselas

Access to the comments Comentarios
Por Marko Subotic
euronews_icons_loading
El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic
El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic   -   Derechos de autor  Darko Vojinovic/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

Las elecciones en Serbia han terminado y, como era previsible, las presiones en relación con la invasión de Ucrania y la actitud hacia Rusia se han mantenido. Los diplomáticos de las capitales comunitarias aseguran que el Gobierno tendrá que optar por Bruselas o Moscú, al contrario de lo que ha manifestado el presidente electo Alexandar Vucic, que quiere mantener un difícil equilibrio entre ambas partes.

Belgrado ha recibido un mensaje claro de la ministra de Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock: "Si se quiere ser miembro de la Unión Europea, y eso es lo que quiere Serbia, es una cuestión central apoyar la política exterior de la UE y las sanciones correspondientes en esos momentos."

La declaración de la ministra de Asuntos Exteriores de Alemania es el primer mensaje directo a Belgrado sobre cómo debe actuar ante la guerra en Ucrania. La votación en la ONU para condenar la agresión rusa y suspender al país del Consejo de Derechos Humanos de la ONU no parece haber ayudado mucho a Serbia a aliviar la presión de la Unión Europea.

"La nueva política exterior alemana va en la dirección de responder a la complicada cuestión de si estás con nosotros o contra nosotros. si impones sanciones a Rusia significa que estás con nosotros si no las impones entonces estás contra nosotros", asegura Suzana Grubješić, ex viceprimera ministra de Serbia que participó en las conversaciones de adhesión.

Aleksandar Vucic declaró recientemente que desde el comienzo de la guerra, Serbia está expuesta a enormes presiones y amenazas de sanciones, a la retirada de inversores ya un freno a la integración europea.

Desde 2012 Belgrado es candidata a entrar en el club comunitario. Los vínculos con Rusia se estrecharon a finales de los 90, cuando la OTAN bombardeo el país en el marco de las guerras en los Balcanes. La independencia de Kosovo es otro de los capítulos que unen a ambos territorios.

Algunos analistas creen que el país no podrá evitar la mirada de Bruselas y que tendrá que imponer algún tipo de sanciones a Moscú. Nemanja Sitplija es miembro del Centro de Política Contemporánea y de los Balcanes Occidentales Europeos: "Creo que la Unión Europea y principalmente los grandes estados miembros, como Alemania y Francia, esperan que Serbia cambie su política exterior. No tiene por qué hacerlo, seamos realistas, esa es la voluntad de Serbia, pero creo que estas presiones serán más fuertes."

Las relaciones con Moscú han sustituido al cumplimiento del estado de Derecho y las conversaciones con Pristina para la integración europea de Serbia. Los analistas consideran que las medidas más duras aun no han comenzado.