This content is not available in your region

La inflación alcanza en España el 9,8%, la más alta desde 1985

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con EFE
euronews_icons_loading
Una pareja compra en un supermercado de Madrid.
Una pareja compra en un supermercado de Madrid.   -   Derechos de autor  Paul White/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

Malas noticias para los bolsillos de los españoles. La inflación del mes de marzo continúa la tendencia alzista de los precios, con un 9,8% lo que significa que los salarios darán para comprar menos bienes. Es la tasa más alta en el país desde mayo de 1985.

La variacion interanual del mes indica que los productos cuyo precio se incrementa son la electricidad, casi un 108%, y la gasolina y el gasoleo, más de un 40%. Los alimentos básicos también han experimentado una subida remarcable. Solo once productos de los 200 tasados bajan su coste.

Euronews con datos del INE
Datos de la inflación en el mes de marzo en EspañaEuronews con datos del INE

En el caso de la electricidad, se ha convertido en uno de los mayores problemas para el Gobierno. La invasión de Ucrania y las sanciones a Rusia impulsan el alza. El precio de la electricidad ha alcanzado récords en España, donde marzo fue el mes más caro de la historia en el país con 283,3 euros el megavatio hora, seis veces más que hace un año.

El encarecimiento de los carburantes y combustibles se ha agudizado tras la invasión de Rusia en Ucrania, con un precio medio que a finales de marzo superaba los 1,80 euros el litro de gasolina y gasóleo.

El índice de precios de consumo (IPC) se mantiene igual respecto al avance del 30 de marzo, con 2,2 puntos por encima del dato de febrero, que ascendió al 7,6%.

De esos 2,2 puntos de diferencia, la mayor parte la aportó el grupo de la vivienda (0,9 puntos), por la subida de la electricidad, y el del transporte (0,7 puntos), por el alza de los carburantes.

Algunos expertos piensan en un descenso por la liberación de reservas de petróleo de Estados Unidos y el confinamiento de China, que puede provocar un menor consumo energético. La llegada del buen tiempo y el aumento de horas de sol también podrían empujar a la baja. Pero aun habrá que esperar.