This content is not available in your region

Acogida a refugiados con discapacidades

Access to the comments Comentarios
Por Giorgia Orlandi
euronews_icons_loading
Refugiados ucranianos con discapacidades han sido acogidos en un hotel de Roma, en Italia
Refugiados ucranianos con discapacidades han sido acogidos en un hotel de Roma, en Italia   -   Derechos de autor  Euronews

Para muchos refugiados ucranianos, huir del país el guerra ha sido una lucha dentro de otra lucha. En cada una de estas familias hay al menos una persona discapacitada, pero gracias a la ayuda de una ONG italiana ahora están a salvo. Tras una odisea inimaginable hasta llegar hasta aquí, varios pacientes oncológicos que viajaron con ellos fueron ingresados en el hospital nada más llegar.

Traumatizados aún por la guerra

Boris y su padre son ciegos. Junto a su familia, tardaron un mes en abandonar Mariúpol, la ciudad ucraniana más afectada por la guerra: "Me acuerdo de cada detalle de nuestro viaje y de cada sonido de esta guerra, dice Mekolai, y aunque sabe que no hay bombardeos donde está ahora, ese ruido aún le persigue en su mente. Siente pánico cada vez que oye un ruido fuerte y dice que "si Dios ha decidido que sobreviva, significa que su vida tiene un propósito". Su hijo sólo tiene 14 años y ya ha pasado por muchas cosas. Todavía no puede creer lo que ha sucedido.

Alojamiento temporal en un hotel de Roma

"Unos 200 ucranianos se alojan en este hotel del centro de Roma. La mayoría de ellos proceden del sureste de Ucrania. La p arte del país más castigada por las fuerzas rusas. Nos dicen que se sienten afortunados porque con siguieron huir justo a tiempo antes de que las fuerzas rusas intensificaran sus ataques militares, pero también nos cuentan que conocen a amigos, vecinos u otros civiles que se quedaron atrás al no poder escapar."

El infierno de las semanas de asedio

Muchos, como Margarita, han solicitado apoyo psicológico. Junto con su hijo discapacitado, Maxime, y su mujer, Anna, consiguieron abandonar el Donbás.

"Cuando oimos el ruido de los bombardeos cerca, levantamos a Maxime y lo llevamoa al refugio subterráneo", cuenta Margarita Zopkpo, refugiada ucraniana, que nos muestra fotos de lo que quedó de su edificio al partir. Esta familia pasó dos semanas en un refugio sin electricidad, sin agua y sin alimentos.

La delicada cuestión de la integración de los refugiados

El equipo de la ONG italiana que ha puesto a salvo a estas personas lleva días trabajando sin descanso. Ayudar a los evacuados a integrarse es la prioridad, aunque no siempre es fácil.

"Estas personas piensan que Italia es un lugar transitorio y no sienten la necesidad de participar en la comunidad local. No se sienten incluidos, ni piensan que estén conociendo el país", explica Mariangela de Blasi, de la ONG Arci Solidarietà.

Al salvo, aunque el regreso es aún incierto

Instalados, de momento, en un hotel de Roma, estos refugiados dejaron atrás su hogar en ruinas, en un país en guerra al que esperan volver, algún día aún incierto.

Fuentes adicionales • Escarlata Sánchez (Texto y locución en español)