This content is not available in your region

"Faltan lágrimas, faltan palabras" dice el cardenal Krajewski tras visitar Bucha y Borodianka

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez  con EFE
euronews_icons_loading
El cardenal Konrad Krajewski en Borodianka, Ucrania
El cardenal Konrad Krajewski en Borodianka, Ucrania   -   Derechos de autor  ITRAI

El limosnero del papa, el cardenal polaco Konrad Krajewski, aseguró hoy que "faltan las palabras" tras ver las fosas en las ciudades ucranianas abandonadas por las tropas rusas de Bucha y Borodianka, adonde fue para llevar ayuda y celebrar un Vía Crucis.

"Estamos regresando ahora con el nuncio (el arzobispo Visvaldas Kulbokas) a Kiev, desde estos lugares difíciles para cualquier persona del mundo, donde hemos encontrado todavía muchos muertos y una fosa con al menos 80 personas, enterradas sin nombres ni apellidos", señaló en un mensaje divulgado esta tarde por la Santa Sede.

Y agregó: "Faltan las lágrimas, faltan las palabras. Menos mal que existe la fe y que estamos en Semana Santa, Viernes Santo, cuando podemos unirnos con Jesús y subir con él a la Cruz, porque después de Viernes Santo llega el Domingo de Resurrección".

El cardenal, encargado de las obras de caridad del pontífice y uno de sus más próximos colaboradores, lamentó todo este sufrimiento en Ucrania a raíz de la invasión rusa.

"Quizá Él (Jesús) nos explicará todo con su amor y cambiará todo también dentro de nosotros, esta amargura y este sufrimiento que llevamos desde hace algunos días, pero particularmente hoy", terminó.

Krajewski fue enviado por el papa a Ucrania para llevar una ambulancia y celebrar la Semana Santa para los católicos del país, y ha celebrado el Vía Crucis en Bucha y Borodianka, localidades donde la retirada del Ejercito ruso reveló cientos de cadáveres.

El limosnero del papa entregó la ambulancia, la segunda que dona Francisco a Ucrania, al hospital cardiológico de la capital ucraniana después de conducirla desde Roma, en su tercer viaje a Ucrania desde que comenzó la guerra con la invasión rusa.

El cardenal junto con Kulbokas y otras personas se detuvo en las carreteras de Borodianka para las meditaciones de las estaciones de la Vía Crucis ante los cuerpos aún sin enterrar de las víctimas que han ido apareciendo en estos días.

Francisco "besa los pies al pueblo ucraniano", explicó el cardenal polaco, cuyo objetivo es también estar cerca de los fieles ucranianos en esta Semana Santa.