This content is not available in your region

Las fuerzas ucranianas en Mariúpol continúan resistiendo la orden rusa de rendirse

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AP, AFP
euronews_icons_loading
Vista de una parte de la planta metalúrgica de Illich Iron & Steel Works destruida durante un intenso combate, 16/04/2022, Mariúpol, Ucrania
Vista de una parte de la planta metalúrgica de Illich Iron & Steel Works destruida durante un intenso combate, 16/04/2022, Mariúpol, Ucrania   -   Derechos de autor  Alexei Alexandrov/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

Los defensores de Mariúpol siguen desafiando la orden rusa de rendirse, según declaró el domingo el primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal.

A la inversa, un equipo de la televisión estatal rusa "Rossiya-1" (RTR) en Mariúpol, informó por el contrario que la zona industrial de la planta "Azovstal" está bajo control de las tropas de la autoproclamada República Popular de Donetsk. 

"Al grupo ucraniano, rodeado y completamente bloqueado en Mariúpol, en el territorio de la planta metalúrgica Azovstal, se le pidió que depusiera voluntariamente las armas y se rindiera para salvar sus vidas. Sin embargo, el régimen nacionalista de Kiev, según la interceptación de la radio, prohibió las negociaciones sobre la rendición, ordenando a los nazis de Azov que dispararan en el acto a todo aquel que quisiera deponer las armas entre los militares ucranianos y los mercenarios extranjeros", declaró el portavoz jefe del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov.

Mientras tanto en Járkov, al menos cinco personas han muerto y 13 han resultado heridas en una serie de bombardeos que provocaron incendios en zonas residenciales, según informaron las autoridades locales. 

El sábado, bombardeos ya habían destruido varios edificios en el centro de Járkov, incluida una cocina que proporcionaba comidas gratuitas a los residentes de la ciudad.

El domingo por la mañana, antes de los nuevos ataques, el gobernador regional Oleg Sinegoubov anunció que en la jornada anterior habían muerto tres personas y 31 habían resultado heridas, entre ellas cuatro niños.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, **aseguró que si los crímenes rusos contra la población civil continúan, se acabarán las negociaciones: **

"Cuanto más fuertes seamos, mejor será el resultado de estas conversaciones. Cuantos más casos similares a los de Borodianka (crímenes contra la población civil) aparezcan, no habrá posibilidad de que las negociaciones se celebren realmente, ni de que se lleven a cabo".