This content is not available in your region

'Los hombres que no quisieron ir a la guerra en Ucrania están en Hungría'

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Unos hombres se abrazan tras reencuentro en un refugio temporal para ucranianos en un centro de Zahony, Hungría, cerca de la frontera con Ucrania, el 25 de febrero de 2022.
Unos hombres se abrazan tras reencuentro en un refugio temporal para ucranianos en un centro de Zahony, Hungría, cerca de la frontera con Ucrania, el 25 de febrero de 2022.   -   Derechos de autor  AP / Anna Szilagyi (Imagen de ilustración)

En la región de Transcarpacia los ucranianos y los húngaros llevaban una vida en común sin sobresaltos. Transcarpacia es el único territorio de Ucrania que colinda con Hungría. Y aunque los límites geográficos nunca fueron tema de discusión, el estallido de la guerra llevó a muchos hombres ucranianos a permanecer en el país vecino para no ser reclutados, dejando atrás a sus esposas e hijos.

En Semana Santa, las iglesias estaban llenas en toda Ucrania, excepto en Transcarpacia. Nuestro corresponsal en Hungría, Zoltán Siposhegyi, entrevistó a una anciana ucraniana que se lamentaba porque su familia temía volver. Porque el Gobierno de Kiev amenazaba a los desertores con 12 años de cárcel. También dijo que los lugareños de Transcarpacia empezaron a odiar a los húngaros por la amistad entre Orbán y Putin. 

Así que la única forma de que las familias estuvieran juntas durante la Pascua fue que las madres y los hijos cruzaran hacia Hungría como refugiados. Pero al final del día volvieron a Ucrania.

"Han llegado sobre todo chicas y mujeres de la ciudad de Beregovo, de la región de Transcarpacia. Son familiares de aq uellos padres y jóvenes que huyeron de la guerra. No se han reunido durante días o incluso semanas. Esta fecha es una buena ocasión para el reencuentro familiar", explica Imre Szabján, jefe de equipo en el Servicio de Caridad maltés húngaro.

La mayoría de los hombres se fueron porque no querían luchar en el Donbás. Ahora trabajan sobre todo en Budapest. No pueden volver a casa ni siquiera por un día porque los soldados ucranianos reclutan en la calle.

"En la mañana del 24 de febrero, mi hijo me despertó y me dijo que tenía que hacer las maletas rápidamente. Su amigo que estudiaba en Kiev le había escrito que los rusos habían atacado la capital, y que él debía volver a Hungría inmediatamente. Así que se marchó justo después. Y mi marido se fue por la tarde. Quería quedarse, pero yo insistí en que no se quedara en casa", relata Ibolya Mihók. 

Después de Pascua, las familias vuelven a separarse. Los hombres creen que nunca volverán, tienen miedo a que en Ucrania los vean como traidores. La situación también es delicada para la minoritaria comunidad húngara en Transcarpacia dicen que la política de Orbán ha creado choques con sus vecinos ucranianos y por eso temen vivir en un entorno hostil, donde inclusive sean tratados como traidores.

Fuentes adicionales • Adaptado por Blanca Castro