This content is not available in your region

El papa dio luz verde a acuerdo secreto para liberar a religiosa colombiana secuestrada: corte

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El Papa dio luz verde a acuerdo secreto para liberar a religiosa colombiana secuestrada: corte
El Papa dio luz verde a acuerdo secreto para liberar a religiosa colombiana secuestrada: corte   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Philip Pullella

CIUDADDELVATICANO -El papa Francisco aprobó una operación secreta de un millón de euros para liberar a una monja colombiana que estuvo secuestrada durante más de cuatro años en Malí antes de que recuperara la libertad en 2021, dijo el jueves un cardenal a un tribunal del Vaticano.

El cardenal Angelo Becciu, de 73 años, el único prelado entre los 10 acusados en un juicio por corrupción que comenzó en julio pasado, también declaró que no tuvo relaciones indebidas con una mujer italiana que fue intermediaria en la operación para liberar a la monja.

La hermana Gloria Cecilia Narváez fue secuestrada por el Frente de Liberación de Macina, un grupo vinculado a Al Qaeda en Malí, en febrero de 2017.

Becciu testificó que Cecilia Marogna, quien también es acusada en el juicio, lo puso en contacto con una compañía de inteligencia y riesgo con sede en Londres en 2018 para encontrar una manera de buscar su libertad.

El cardenal aseguró que le dijo al Sumo Pontífice que la operación, incluido el establecimiento de una “red de contactos” y un eventual rescate, costaría como máximo alrededor de un millón de euros.

“Él aprobó. Debo decir que cada fase de esa operación fue aprobada por el Santo Padre”, testificó Becciu.

Becciu, quien fue subsecretario de Estado entre 2011 y 2018, está acusado de peculado, abuso de autoridad e inducir a perjurio a un testigo. Él niega todos los cargos.

Becciu dijo que se abrió una cuenta especial para la operación en la Secretaría de Estado del Vaticano y que los pagos se hicieron a las cuentas indicadas por Marogna. Sostuvo además que la compañía de inteligencia estableció un contacto directo con los secuestradores, pero no dijo si se pagó un rescate.

El cardenal aseguró que el acuerdo se mantuvo en secreto incluso para el jefe de seguridad del Vaticano en ese momento porque cualquier filtración habría provocado críticas internacionales y “puesto en peligro la vida y la seguridad de otros misioneros”.

Marogna está acusada de malversación de fondos. Ella también niega haber actuado mal.

La acusación emitida en julio decía que había recibido unos 575.000 euros en 2018-2019 de la Secretaría de Estado. Los fiscales la acusaron en julio de usar gran parte de ellos para “beneficio personal”, incluida la compra de artículos de lujo, incriminaciones que negó.

INSINUACIONESOFENSIVAS

El papa despidió a Becciu de otro cargo en el Vaticano en 2020, acusándolo de nepotismo a favor de sus hermanos, acusación que también niega.

Hace dos meses, Francisco levantó el juramento de “secreto pontificio” de Becciu para que pudiera responder preguntas relacionadas con Marogna y el secuestro de la monja.

Becciu tuvo problemas con los medios italianos, que han apodado a Marogna como “la dama del cardenal”.

El cardenal dijo al tribunal que su relación con Marogna había sido “distorsionada, con insinuaciones ofensivas, de carácter infame, perjudicial para mi dignidad sacerdotal”.

El juicio gira principalmente en torno a la compra por parte de la Secretaría de Estado del Vaticano de un edificio en una zona elegante de Londres con una inversión de unos 350 millones de euros a partir de 2014.

Pero el trato salió mal y el Vaticano perdió 217 millones de euros. Los fiscales del Vaticano acusaron a dos corredores italianos de extorsión.

Durante la audiencia de siete horas del jueves, el fiscal del Vaticano, Alessandro Diddi, interrogó a Becciu sobre otros aspectos del acuerdo, las relaciones institucionales del cardenal con otros funcionarios del Vaticano y qué bancos usó el Vaticano.

Otros acusados en el juicio incluyen a exfuncionarios del Vaticano culpados de malversación de fondos y varios otros delitos financieros relacionados con el negocio de bienes raíces. Todos han negado haber actuado mal.