This content is not available in your region

La infancia marcada por la guerra en Ucrania, ya han muerto 200 niños, pero todos tendrán secuelas

Access to the comments Comentarios
Por Anelise Borges
euronews_icons_loading
Alina y Kristina en el sótano donde viven desde hace tres meses, Mikolaiv, Ucrania, 22/5/2022
Alina y Kristina en el sótano donde viven desde hace tres meses, Mikolaiv, Ucrania, 22/5/2022   -   Derechos de autor  Euronews

Alina y Kristina viven en Mikolaiv, Ucrania, han pasado la mayor parte de los últimos 3 meses bajo tierra

"Me despierto y me lavo los dientes. Luego desayuno. Luego me siento para las clases. Después de las clases descanso un poco y luego almuerzo. Después jugamos en la calle. Cuando empieza la sirena o el bombardeo, jugamos en el sótano. En el momento en que bombardean, mamá baja. Papá se queda arriba. Pero cuando es fuerte papá también baja. En este momento, sólo quiero que no me bombardeen". Dice Alina de once años.

La invasión rusa de Ucrania ha tenido un impacto devastador en todos los aspectos de la vida aquí. Y, como ocurre en otros conflictos armados, los niños se han visto especialmente afectados.

Joe English es portavoz de UNICEF: 

"No creo que haya un solo niño en Ucrania que no haya sido tocado de una u otra manera por este conflicto.En los casos más graves, los niños que han estado expuestos directamente a la violencia, a semanas de bombardeos, a vivir bajo tierra en refugios, pueden desarrollar un trastorno de estrés postraumático." 

Los desplazamientos masivos han dejado a los niños expuestos a la trata de personas y a la explotación sexual. Mientras que el propio conflicto pone a millones en riesgo de ser mutilados o algo peor. Desde el comienzo de la guerra, más de 200 niños han perdido la vida.

"No hace falta la ciencia para preguntarse si los niños se verán perjudicados por esto",- dice a Euronews el doctor Jack Shonkoff del  Center on the Developing Child  de la Universidad de Harvard. Los niños llevarán las cicatrices de este conflicto de una forma u otra hasta bien entrada su edad adulta.

Jack Shonkoff

"Cuando se activa el sistema de estrés, los niveles de hormonas del estrés aumentan en el torrente sanguíneo, el ritmo cardíaco se acelera, la presión arterial sube, el sistema inmunitario se activa, y la inflamación se eleva en el interior del cuerpo. Los niveles de azúcar en la sangre suben aportando energía a nuestro cerebro para pensar con más claridad y a nuestros músculos para luchar o correr. Y todos estos sistemas, si no vuelven a la línea de base, empiezan a tener un efecto de desgaste en partes del cerebro que pueden afectar al comportamiento, al estado mental y a la salud mental, pero también al sistema cardiovascular, inmunológico y al metabolismo en un efecto de desgaste. Así que sí, los problemas de salud mental son inmensamente importantes, pero también lo son los problemas de salud física, pero estos aparecerán más tarde".

Más tarde, en el futuro, algo difícil imaginar para la gente de aquí, ahora.

"No sé. ¿Qué puedo planear hoy? Pueden bombardearnos, no tiene sentido adivinar el futuro. Viene un cohete y dejamos de existir. No veo el sentido de hablar de ello. Vivimos al día". -nos dice el padre de Alina y Kristina.