This content is not available in your region

La falta de precipitaciones condena a la desaparición a los árboles de Berlín

Access to the comments Comentarios
Por Jona Källgren & Euronews
euronews_icons_loading
La falta de precipitaciones condena a la desaparición a los árboles de Berlín
Derechos de autor  euronews

La capital alemana, Berlín, y sus alrededores están experimentando otra primavera seca. Desde 2018 no ha llovido lo suficiente en la región, lo que supone una amenaza para las plantas y los árboles de la ciudad. Los ciudadanos que residen en Berlín están tratando de ayudar a los árboles regándolos, pero los expertos señalan que, a menos que se produzca alguna precipitación importante y duradera pronto, muchos árboles no podrán ser salvados y terminarán por sucumbir a la falta de agua. Jona Källgren, periodista de Euronews, informa desde la capital de Alemania.

Los árboles de Berlín necesitan agua, y Sebastian Herges se ha propuesto hacer todo lo que esté en su mano para revertir esta situación. Desde hace dos años, dedica su tiempo libre a recorrer la capital alemana en bicicleta para regar los árboles, en su mayoría jóvenes, que son vulnerables cuando hay sequía. Es uno de los cientos de berlineses que aportan su granito de arena al mantenimiento de los árboles de la ciudad.

"Cuando un ser humano tiene sed, solamente tiene que hacerse con una botella de agua, y se siente aliviado. Los árboles no pueden hacer eso, hay que ayudarlos. Por eso estoy aquí, regando", declara Sebastian Herges, activista en favor del riego de árboles en la capital de Alemania.

Simplemente, en Berlín y sus alrededores no se han registrado suficientes lluvias en los últimos cuatro años. Desde 2018, que fue muy, muy seco, los niveles de agua subterránea han seguido disminuyendo cada año. El meteorólogo Jörg Riemann lo califica como un enorme "déficit de agua".

"Normalmente, cada metro cuadrado en Berlín y los alrededores de Brandemburgo recibe unos 600 litros de agua de lluvia al año; de enero a diciembre. Desde 2018 hemos sufrido una deficiencia de unos 400 litros por metro cuadrado", afirma Jörg Riemann.

La situación está teniendo un impacto directo en los árboles. Timo Bittner dirige la mayor empresa de mantenimiento de árboles de Berlín.

"Debido a los años de sequía, incluso los árboles con raíces profundas están empezando a reaccionar a la falta de agua. Se está desarrollando una cantidad extrema de madera muerta en los árboles", señala el arbolista Timo Bittner.

Bittner ha colocado sensores en más de mil ejemplares de árboles de la ciudad. Y, con una aplicación, puede saber cuáles, y qué zonas, necesitan ser regados con mayor urgencia. Pero, aun así, es una carrera contrarreloj. Muchos árboles ya han tenido que ser cortados y convertidos en madera y astillas. Si la sequía continúa, morirán más. No hay tiempo suficiente para regarlos todos.

"No podemos seguir el ritmo. ¿Cómo podríamos mantenerlo? Hay alrededor de un millón de árboles en Berlín. Podemos prestar servicio a unos 18 000 por año", explica Timo Bittner.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los árboles de Berlín fueron destruidos o cortados. Desde entonces, se han plantado cientos de miles de árboles en la ciudad, y hay numerosos espacios verdes. Pero, ahora, están amenazados por la falta de agua.

"Es otro día soleado, caluroso y seco aquí, en la capital alemana. Fantástico para los turistas, por supuesto, pero un desastre para los árboles de la ciudad", indica a modo de conclusión, desde Berlín, el corresponsal de Euronews, Jona Källgren.