This content is not available in your region

La política climática de la UE se enfrenta a las enmiendas de los eurodiputados

Access to the comments Comentarios
Por Reuters

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 7 jun -El Parlamento Europeo votará esta semana una serie de políticas sobre el cambio climático de la Unión Europea diseñadas para reducir las emisiones del bloque durante la próxima década, con propuestas que se enfrentan a múltiples enmiendas y cuyo resultado es incierto para algunos de los planes más ambiciosos.

Los planes pretenden encaminar a los 27 países de la Unión Europea —la tercera economía del mundo— hacia su objetivo de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en un 55% para 2030, en comparación con los niveles de 1990.

El Parlamento Europeo debatirá ocho propuestas el martes y las votará el miércoles, para confirmar su posición de cara a las negociaciones con los países de la UE sobre la legislación final.

Los eurodiputados están estudiando cientos de enmiendas que podrían aumentar o debilitar el impacto de las políticas climáticas de la UE.

Una de las propuestas representa la mayor revisión del mercado de carbono de la UE desde su lanzamiento en 2005. Se trata de reforzar el plan de reducción de las emisiones de los sectores que abarca en un 61% para 2030, según el plan original de la Comisión Europea, que redacta las leyes de la UE.

Algunos parlamentarios intentarán presionar para lograr un recorte de emisiones del 67%. Peter Liese, principal negociador del Parlamento en la reforma del mercado del carbono, se mostró “optimista” de que un compromiso de reducción del 63% de las emisiones obtenga el apoyo de la mayoría.

Otra propuesta clave para el objetivo climático de la UE impondría una reducción del 100% de las emisiones de CO2 de los vehículos nuevos para 2035, lo que supondría la prohibición de la venta de nuevos vehículos con motor de combustión. Las enmiendas del Partido Popular Europeo, el mayor grupo legislativo de la Eurocámara, tratarán de rebajar ese porcentaje al 90%.

Por otro lado, los eurodiputados parecen dispuestos a reducir los planes de un nuevo mercado de carbono de la UE, que imponga costes de CO2 a los combustibles contaminantes utilizados en los edificios y el transporte. La comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo votó el mes pasado a favor de restringir el sistema al sector comercial, eximiendo a los consumidores privados.

El jefe de la política climática de la UE, Frans Timmermans, declaró que “esto eliminará dos tercios de las emisiones del sistema”, e instó a los parlamentarios a respaldar el plan y utilizar los ingresos que genere para ayudar a los hogares vulnerables en su transición a la energía limpia.

También se espera una votación ajustada sobre el plan de la UE, pionero en el mundo, de imponer una tasa de CO2 a las importaciones de productos intensivos en carbono, como el acero y el cemento, y los eurodiputados están divididos en cuanto a la rapidez con la que el plan debe sustituir a los permisos gratuitos de CO2 que reciben actualmente esas industrias.

Las opciones que se someterán a votación el miércoles incluyen la eliminación progresiva de los permisos gratuitos de CO2 para 2030, 2032 o 2035. Las industrias han instado a los parlamentarios a no adelantar la fecha, lo que aumentaría el precio que pagan por contaminar.