This content is not available in your region

El presidente del Gobierno español defiende los beneficios del cambio de su posición sobre el Sáhara

Access to the comments Comentarios
Por Francisco Fuentes  con EFE
euronews_icons_loading
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, este martes en el Congreso.
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, este martes en el Congreso.   -   Derechos de autor  TVE

Pedro Sánchez defiende el giro en la política española sobre el Sáhara Occidental porque los resultados para las relaciones con Marruecos son positivos. 

El presidente del Gobierno español ha comparecido en el Congreso de los Diputados para explicar por qué acepta ahora una autonomía para la antigua colonia española como defiende Rabat.

Todo sobre la base de un compromiso mutuo.

"Por el que en nuestro discurso y en nuestra práctica política vamos a evitar todo aquello que ofende a la otra parte. Nosotros no aceptamos, señorías, que se hable de Ceuta y Melilla, como ciudades ocupadas porque son territorio español, son territorio europeo, internacionalmente reconocido, así lo quise subrayar con mi visita a ambas ciudades, pero también debemos entender que Marruecos merece la misma consideración cuando hablamos de asuntos que a ellos les preocupan", ha dicho Sánchez.

Sánchez ha reiterado que el plan marroquí es el más "sólido, creíble y realista", pese a las críticas de Unidas Podemos, sus socios en el Gobierno de coalición. 

"Por lo tanto España, no se ha desentendido de la causa del pueblo saharaui, al contrario, hemos situado el debate donde creemos que debe estar, en la búsqueda activa de una solución política, mutuamente aceptable dentro del marco de Naciones Unidas", ha añadido el presidente del Gobierno español.

El cambio de posición de España, desencalló una crisis diplomática que se había traducido en el "uso de la immigración clandestina como arma de presión" por parte de Marruecos,algo que España "no va a tolerar", ha explicado.

Una crisis desencadenada tras la acogida en un hospital español para tratarse del coronavirus, del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, organización que defiende la autodeterminación del pueblo saharaui.

Argelia suspende su tratado de amistad

Mientras, Argelia ha suspendido de "inmediato" el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación con España, firmado el 8 de octubre de 2002, por su "injustificable" cambio de posición sobre el futuro del Sáhara Occidental. 

Un comunicado de la presidencia argelina considera que la actitud de España es "contraria a la legalidad internacional que le impone su condición de potencia administradora y a los esfuerzos de las Naciones Unidas y del nuevo enviado del Secretario General y contribuyen directamente a la degradación de la situación en el Sáhara Occidental y en la región".

Argelia ha manifestado su sorpresa por el apoyo de España al plan de autonomía para el Sáhara que defiende Marruecos, y el pasado mes de marzo retiró a su embajador en Madrid.

Fuentes adicionales • AFP/AP