This content is not available in your region

Espadas en alto entre Londres y Bruselas por el Protocolo de Irlanda del Norte

Access to the comments Comentarios
Por Redacción en español  con AP
euronews_icons_loading
Puerto de Irlanda del Norte
Puerto de Irlanda del Norte   -   Derechos de autor  Peter Morrison/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.

Espadas en alto de nuevo entre Londres y Bruselas después de que el Gobierno de Johnson publicara sus planes para cambiar, unilateralmente, el Protocolo de Irlanda del Norte, y así facilitar el flujo de algunos bienes desde Gran Bretaña a Irlanda del Norte. Así lo justificó su ministra de Exteriores, Liz Truss:

"Seguimos abiertos a las negociaciones con la UE y preferiría lograrlo a través de un acuerdo negociado, pero el hecho es que la UE se ha negado a cambiar el protocolo que está causando estos problemas comerciales y fiscales en Irlanda del Norte."

Pero el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefčovič, dice que la medida del Reino Unido violará el derecho internacional:

"Renegociar el protocolo no es realista. No se ha encontrado ninguna solución alternativa viable a este delicado equilibrio negociado desde hace mucho tiempo. Cualquier negociación adicional solo traerá más inseguridad jurídica para las personas y las empresas de Irlanda del Norte. Por estas razones, la UE no va a renegociar el Protocolo". -aseveró.

El primer ministro de la República de Irlanda, Micheál Martin, repelió los reproches de Liz Truss:

"No aceptamos el relato del Gobierno británico y de ciertos ministros en el sentido de que la Unión Europea es inflexible y demás. Ese no es el caso, para nada, y la Unión Europea ha sido muy proactiva durante el último año en la búsqueda de soluciones a los problemas relacionados con el funcionamiento del protocolo."

El Protocolo tiene como objetivo evitar el retorno de una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, lo que socavaría el acuerdo de paz del Viernes Santo.

La UE dice que pronto publicará nuevas propuestas para resolver los problemas prácticos planteados por el protocolo.